Nuevos datos sobre el desarrollo del universo primitivo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nuevos datos sobre el desarrollo del universo primitivo
La sonda WMAP corrobora la teoría del estado inflacionario

La sonda espacial WMAP, de la NASA, ha encontrado firmes indicios de que el universo se expandió de forma acelerada poco después del Big Bang, lo que confirma empíricamente la teoría del estado inflacionario. Esta hipótesis, propuesta hace veinte años por Alan Guth y Andrei Linde, es la que hasta ahora mejor explica la formación de las galaxias.

La misión principal de la sonda WMAP consiste en estudiar la radiación cósmica de fondo (RCF), en forma de microondas, que se difunde por el universo a raíz del Big Bang. La RCF es casi uniforme en todas direcciones; solo presenta pequeñas irregularidades, testimonio de que después del Big Bang la materia y la energía no estaban distribuidas de modo perfectamente homogéneo, sino que había “grumos” de los que salieron las primeras estrellas y galaxias.

WPMAP busca y mide precisamente esas irregularidades en la RCF. Los nuevos datos obtenidos por la sonda confirman que el universo, cuando tan sólo tenía 380.000 años de existencia (poquísimo a escala cosmológica: más o menos lo equivalente a los primeros segundos de vida en un ser humano), ya tenía unos puntos más densos y calientes. La distancia que separa los puntos más alejados entre sí es mayor de lo que cabría esperar 380.000 después de la gran explosión. Los especialistas consideran que la explicación más plausible para este fenómeno es aceptar que el universo, muy poco después de empezar a existir, se expandió más deprisa de lo que cabría esperar: como si, tras el Big Bang, hubiera recibido un impulso adicional. Esto sucedió durante un lapso de tiempo extremadamente corto. A continuación deceleró y volvió a expandirse a ritmo normal. Miles de millones de años después el universo volvió a expandirse de forma acelerada, cosa que sigue sucediendo en nuestros días y que astrofísicos y cosmólogos no saben explicar.

La mencionada hipótesis sobre el universo primitivo se conoce como teoría del estado inflacionario y fue propuesta por Guth y Linde. El modelo estándar del Big Bang caliente (la teoría cosmológica imperante hoy) describe muy bien casi todos los fenómenos observados relacionados con el origen y desarrollo del universo, pero hay ciertas cosas que no se explican si no suponemos que el universo pasó en sus inicios por un estado de inflación en el que se expandió con una velocidad superior a la normal. Hasta ahora, la propuesta de Guth no había podido ser comprobada empíricamente. Los nuevos datos proporcionados por WMAP parecen respaldarla. Datos que, a su vez, y en coherencia con los suministrados por otras sondas y telescopios, parecen confirmar también que el universo es plano (tal como predice la teoría del estado inflacionario).

En 2003, WMAP ya ofreció la imagen del universo más antigua (380.000 años) y con mayor resolución que se había obtenido hasta entonces (ver Aceprensa 38/03). Confirmó la existencia de irregularidades en la RCF y determinó que el universo estaba compuesto por un 4% de materia bariónica u ordinaria, un 22% de materia oscura (de naturaleza desconocida: ver Aceprensa 101/04) y un 74% de energía oscura (totalmente desconocida). Sin embargo todo esto no es más que el principio. El próximo año la Agencia Espacial Europea lanzará la sonda Planck, mucho más potente que WMAP, que podrá revelar nuevos datos sobre los orígenes del universo.

Carlos A. Marmelada

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares