Nuevas directrices para la donación de medicamentos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 23s.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar unas directrices para aumentar la eficacia en las donaciones de medicinas en situaciones de emergencia. No son un reglamento internacional, sino recomendaciones para las autoridades nacionales y los organismos vinculados de algún modo a la industria farmacéutica.

La OMS considera que la idea de enviar medicinas a toda costa a un país o a una zona necesitada desemboca a menudo en gastos inútiles. En ex Yugoslavia, por ejemplo, el 15% de los medicamentos que llegaron a la oficina de la OMS en Zagreb estaban en condiciones que los hacían inservibles y el 30% no eran necesarios. Otros envíos de fármacos se pierden o no se usan porque están en una lengua poco conocida entre los receptores. Un error común a la hora de una donación internacional de medicamentos es la falta de contacto con los beneficiarios. Muchas veces eso lleva a gastos superfluos de burocracia aduanera y de transporte que superan el valor de la mercancía, y en otros casos estimula el robo de medicamentos y la reventa en el mercado negro.

Los principios de la OMS -aprobados también por las mayores organizaciones de ayuda humanitaria- se resumen en cuatro: buscar la máxima utilidad de la donación; tener siempre en cuenta las peticiones de los beneficiarios, la política oficial y las disposiciones administrativas del país receptor; establecer comunicación efectiva entre donante y beneficiario y, por último, no usar dos raseros a la hora de determinar si ciertos medicamentos son útiles, esto es, no enviarlos si el propio país donante los considera desechables.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares