“Naciste de una madre sustituta”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m.

El delicado momento en que unos padres adoptivos han de revelar al hijo sus orígenes se repite hoy, de forma más complicada, con los niños creados in vitro y gestados por madre sustituta.

En Estados Unidos ya han nacido muchos niños gestados en un “útero de alquiler” (aunque no necesariamente hay pago). Como no se lleva registro, no se sabe exactamente cuántos. La American Society for Reproductive Medicine (ASRM) calcula que han sido de 400 a 600 anuales entre 2003 y 2007; otras organizaciones interesadas en el asunto dicen que son muchos más.

En todo caso, son ya un número bastante grande y ha pasado bastante tiempo para que el problema de cómo descubrirles la verdad haya alcanzado dimensiones de fenómeno social. La periodista Sara Rimer, que le ha dedicado un breve reportaje en el New York Times (11-07-2009), ha encontrado una asistente social especializada en asesorar a los padres implicados.

Que hay algo raro es evidente para los hijos nacidos así y que luego ven llegar un hermanito concebido del mismo modo. Pero aun los hijos únicos pueden darse cuenta. El reportaje refiere el caso de una niña de 6 años que estaba viendo una película con su madre (subrogada) en la televisión. La protagonista espera un hijo, y la niña preguntó a su madre: “¿Cómo es que eres la única mamá que no puede quedarse embarazada?”. “Hablaremos de esto luego”, respondió la madre. Si la mujer que prestó el útero es a la vez la donante del óvulo, el niño puede notar que no se parece a su madre y a raíz de ello plantear preguntas incómodas.

La recomendación de la asistente social, Judith Kottick, es revelar la verdad gradualmente, empezando muy pronto. Aconseja ir preparando a los niños con libros infantiles de un nuevo género pensado justamente para eso, como “Hope y Will tienen un bebé: El don de la subrogación”, de Irene Celcer. (Forma parte de una serie, obra de la misma autora, sobre cinco formas no naturales de tener un hijo; las otras son la donación de óvulos, la de esperma, la de embriones, y la adopción. La serie cuenta con el respaldo oficial de la ASRM.)

Según Kottick, los padres implicados han de tener en cuenta el principio siguiente: “Lo que los niños quieren saber es que están en la familia que les corresponde: que son de su mamá y su papá”. El problema es darles esa seguridad si, como tienen que llegar a saber, la fecundación artificial ha debilitado y hecho indirecto el vínculo natural con los padres.

Algunas madres subrogadas tienen preparada la explicación con mucho tiempo de adelanto. Una lo dijo así a su hija de pocos años: “El doctor tomó un pedacito de papá y un pedacito de mamá y los puso dentro de otra persona porque mi tripita estaba rota”. Otra inventó una metáfora: “Es como si no pudiéramos hacer magdalenas en nuestro horno porque se nos ha estropeado. Entonces usamos el horno del vecino”. Hay quien prefiere ser más claro y directo: “El doctor te hizo en un platillo”.

Hay quienes no mantienen en secreto la identidad de la madre sustituta, sino que la consideran parte de la familia. La de Sarah, de cinco años, y de su hermana Rachel, de 3, vive cerca y las visita con regularidad. Cuando llega, es anunciada por la madre con una forma familiar del término surrogate mother (madre sustituta): “Sarah, your surro’s here”.

El reportaje describe el problema y cómo lo afrontan algunos padres, pero no dice qué consecuencias experimentan los niños. Ya se sabe que algunos concebidos por fecundación artificial, pero sin “útero de alquiler”, llegada la adolescencia sufren por la conciencia de haber vivido separados de su padre o su madre natural o por no conocerle (cfr. Aceprensa 15-10-2008).

De todas formas, pese a los intentos de presentar la subrogación como normal, la periodista Rimer da alguna indicación de las dificultades que pueden surgir. Lily, otra chica nacida de esta forma, está acostumbrada desde pequeña a tratar a Natalie, la mujer que aportó el vientre y el óvulo, y algunos de cuyos rasgos heredó. Un día, cuando Lily contaba 9 años, dijo a su madre: “Mamá, me he dado cuenta de que no vengo de tus óvulos. Y creo que papá y Natalie forman muy buena pareja”. “Mira, Lily -contestó la madre-, Natalie y papá nunca fueron pareja. Es solo que fuiste creada en la consulta del doctor porque yo iba a ser tu madre. ¿Te gustaría ver tu certificado de nacimiento? Porque yo seré tu madre para siempre”.