Mesianismo climático

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

John Vinocur comenta el tono exaltado con que Al Gore y otros convocan a la batalla contra el cambio climático (International Herald Tribune, 18 diciembre 2007).

Los preocupados por el calentamiento de la Tierra, dice Vinocur, tienen buenas razones. El problema es que “el utillaje verbal que está usándose en apoyo de la causa (movilizar a las naciones para la guerra, coraje moral, Hitler, Churchill) perjudica su credibilidad. Son palabras excluyentes, planteamientos tajantes -el Bien contra el Mal, con nosotros o contra nosotros- para cortar la discusión, barreras de tal magnitud que tienden a convertir las preguntas, sugerencias y variadas interpretaciones sobre el tema en herejías”.

Un ejemplo es el discurso que pronunció Al Gore la semana pasada, al recibir el premio Nobel de la Paz. Dijo que hoy el mundo no tiene bastantes Churchills que planten cara a las amenazas del Hitler climático, cuando el calentamiento de la Tierra exige gran “coraje moral” y una determinación solo vista antes “cuando las naciones se movilizaban para la guerra”. Gore también usó términos propios de la Guerra Fría: “Nosotros y la Tierra estamos atrapados en una relación conocida de los estrategas bélicos: la destrucción mutua asegurada”.

Semejantes expresiones, observa Vinocur, son instrumento de un moralismo con que se pretende sustraer el tema del cambio climático del ámbito de la política, de lo discutible, para elevarlo al plano de los valores supremos que no se pueden negociar. Pero “el calentamiento de la Tierra es política, al igual que la política es la gestión de las opciones; y la demagogia es la política llevada de tal manera que no haya opciones ni se discutan”.

A la postre, lo que hayamos de hacer frente al cambio climático no se planteará en términos de todo o nada: habrá que estudiar medidas concretas, sopesar las ventajas e inconvenientes de las distintas posibilidades. Por eso Vinocur advierte contra “el efecto divisivo y debilitante que tiene hablar de soluciones en términos apocalípticos o mesiánicos”.

Fuente: International Herald Tribune.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares