Los cuidados médicos a domicilio unen la tecnología avanzada y el contacto humano

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Iniciativas

Casi todos los enfermos están más a gusto en casa que en un hospital. De ahí la importancia de los cuidados médicos a domicilio. En Estados Unidos, el más importante organismo de este tipo sin ánimo de lucro es el Visiting Nurse Service, fundado en 1893 por la enfermera Lillian Wald.

Según informa Santé du Monde, revista de la Organización Mundial de la Salud, este servicio, actualmente integrado en la sanidad pública estadounidense, atiende anualmente 2 millones de hogares. Cuida especialmente a ancianos, enfermos de SIDA y alumnos de las escuelas públicas. El VNS da trabajo a 5.000 personas y se precia de atender actualmente a 53 neoyorquinos de más de cien años.

En Tejas, la Visiting Nurse Association (VNA) responde a las necesidades de 4,5 millones de personas. Tiene 1.400 asalariados y, junto a 5.000 voluntarios, cada día visita 8.000 personas enfermas o con dificultades para desenvolverse por sí solas.

La asociación dispone de tecnología avanzada y de un experto plantel de enfermeras, fisioterapeutas, ergoterapeutas y médicos especializados. El trabajo más importante corre a cargo de las enfermeras, que están disponibles las 24 horas del día y todos los días de la semana. Se encargan de mantener la higiene, administrar fármacos y analgésicos para aliviar el dolor o de suministrar alimento por vía parenteral. Casi siempre, después de un tiempo de tratamiento, la VNA enseña a algún familiar del enfermo, o al propio enfermo, a manejarlos instrumentos clínicos necesarios, con lo que se reducen los costes de la atención y aumenta la autonomía del enfermo.

Resultan esenciales los medios técnicos. Por ejemplo, los enfermos cardiacos tienen conectado un lector, que graba un electrocardiograma. La información se transmite por teléfono a un laboratorio central. Allí se imprime y se envía por fax a un médico, que interpreta el informe y actúa en consecuencia, avisando si es preciso a alguna de las enfermeras.

Y, más allá de la eficacia de la técnica, el presidente de la asociación asegura que el objetivo último es favorecer el contacto humano con los enfermos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares