Los bosques españoles han crecido un 19% en los últimos 20 años

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 6s.

La alarma ecologista de que el bosque mediterráneo está desapareciendo ha resultado ser infundada, al menos en España. Eso es lo que muestra el II Inventario Forestal Nacional, correspondiente a 1995.

A falta de incluir en el cómputo oficial los bosques de Sevilla y Cádiz, los datos revelan que desde el primer inventario (1975), la superficie forestal española (con árboles o sin ellos) ha aumentado de 25,6 millones de hectáreas a 26 millones en 1995. El terreno forestal arbolado ha crecido un 19% hasta un total de 14 millones de hectáreas, mientras que el no arbolado ha disminuido un 14%. El inventario precisa que en España hay casi 12.000 millones de árboles.

El aumento de la superficie forestal se atribuye sobre todo al abandono de las actividades agropecuarias, que ha provocado el avance de los bosques, y a la actuaciones de reforestación.

Por otra parte, los datos ponen de manifiesto que la expansión forestal no se debe a la proliferación de especies no autóctonas. En contra de lo que a veces se dice, no son los eucaliptos los que más se han extendido. Desde 1975, el pino radiata es el que más ha crecido en volumen de madera (86%), seguido del pino carrasco (71%), el eucalipto y el alcornoque (50%), y la encina (49%). Las especies frondosas han aumentado un 76%, incremento muy superior al de las coníferas (25%). En total, en España hay 7.700 millones de árboles frondosos y 4.200 millones de coníferos.

El crecimiento de los bosques ha sido excesivo en algunos lugares. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en Montseny (Barcelona), donde el número de árboles por hectárea ha pasado de 2.000 a 20.000 en los últimos 20 años. El problema es que el régimen de lluvias ha permanecido constante, y el incremento de árboles ha provocado un déficit hídrico, por lo que muchos árboles se secan y aumenta, así, el riesgo de incendios.

En relación con los demás países de la Unión Europea, los bosques españoles ocupan el cuarto lugar entre los más extensos. Suecia tiene la mayor superficie arbolada (28 millones de hectáreas), seguida de Finlandia (23,3 millones) y Francia (16,2 millones). Sin embargo, en cuanto a la densidad de los bosques, España -de clima más seco- se sitúa en el penúltimo lugar de los países comunitarios, con 42 metros cúbicos de madera por hectárea. Alemania tiene los bosques más densos (262 metros cúbicos por hectárea), seguido de Austria (249) y Luxemburgo (226).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares