La trampa de los medicamentos falsos

Cheryl tiene 31 años y se ha vuelto diabética tras tomar unas pastillas para adelgazar, compradas por Internet. Perdió, sí, casi siete kilos, pero porque los fármacos contenían niveles de diuréticos mucho más altos que lo permitido. A John, 56 años, le fue peor: adquirió también online unas píldoras contra la disfunción eréctil, que le provocaron una aguda disminución de azúcar en sangre y un daño cerebral irreversible. Todavía está en coma. Cheryl y John son los protagonistas de dos

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares