La reproducción asistida en España utiliza un número desproporcionado de embriones

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 53s.

La reforma de la ley española de reproducción asistida, aprobada en noviembre de 2003, limitó a tres el número de óvulos que se pueden fecundar en cada ciclo para evitar que se acumulen embriones congelados en las clínicas, donde se estima que hay unos 200.000. Sin embargo, establece que un futuro protocolo, a propuesta de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, fijará las excepciones a esa prohibición

Ese límite se ha encontrado siempre con la oposición de las clínicas de reproducción asistida -muy bien representadas, por otro lado, en la Comisión-, que insisten en que la limitación reduce la eficacia de la técnica.

A finales de mes, la Comisión presentará la lista de excepciones al Ministerio de Sanidad. Al parecer, ya están preparadas 24 excepciones que, según El País (12-V-2004), equivalen a la supresión del límite. El nuevo gobierno socialista está en la misma sintonía. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, decía en una entrevista (El País, 11-V-2004) que los procesos de la reproducción asistida “son dolorosos, incómodos, estresantes y por tanto deberíamos de facilitarlos. La ley establece que el Ministerio elabore un protocolo de excepciones, lo que permitirá aumentar el número de óvulos por ciclo. Nuestra intención es hacerlo lo más amplio posible”.

La queja del lobby de las clínicas es de que los límites reducen la eficacia de los tratamientos. Todo apunta a que “eficacia” es un término relativo si comparamos los resultados con el resto de Europa.

En enero, la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) (1) publicó el cuarto resumen anual sobre reproducción asistida en Europa, a partir de los registros nacionales de 22 países. Los resultados corresponden al año 2000, es decir, antes de la reforma de la ley. De las 182 clínicas españolas, facilitaron datos 39, una cifra similar a la de 1999 (ver servicio 179/03).

La tasa media de éxito en Europa es del 28,4% de embarazos por transferencia de embriones. La de España era un 32,4%, pero a costa de utilizar un número mucho mayor de embriones que la media europea.

En España, las clínicas implantaron 3 embriones en el 44,4% de los tratamientos de fecundación in vitro e inyección intracitoplasmática de espermatozoides (media europea: 33,3%); y 4 embriones o más en el 24,1% de los casos (media europea: 6,8%). Además, España está entre los países que menos tratamientos realiza con implante de un solo embrión: 9,3% (media: 12,1%).

Como el número de tratamientos varía desde los 22.783 de Gran Bretaña a los 235 de Islandia, las comparaciones no son del todo exactas. No obstante, Bélgica realiza un número de tratamientos similar a España, pero las clínicas solo implantan 3 embriones en el 28,7% de los casos y 4, en el 6,8%. En cambio tiene una tasa de embarazos por transferencia del 28,6%, más bajo que la española pero superior a la media europea: 28,4%. Por otro lado, Eslovenia, con una tasa de éxito idéntica a la de España, solo transfiere 3 embriones en el 14,4% de los tratamientos y nunca 4 embriones o más.

La consecuencia de la implantación desproporcionada de embriones en las clínicas españolas es el aumento de embarazos múltiples. En 2000 hubo embarazos múltiples en el 32,4% de los casos; la media europea es del 26,4%.

La tasa de éxito europea está en el 28,4% (desde el otro lado: el 71,6% de los tratamientos fracasa). Estos porcentajes rondan esos números desde hace años, con lo que no parece que el problema radique en las limitaciones a la fecundación de óvulos. Por eso no se entiende que Antonio Pellicer, director del Instituto Valenciano de Fertilidad (IVI) y miembro de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, insista en que la “limitación debería desaparecer porque atenta contra la eficacia de la técnica”. Sin embargo, la propia página web del IVI afirma que “habitualmente transferimos 2 ó 3 embriones, porque la elevada tasa actual de implantación embrionaria aconseja limitar su número para reducir así la incidencia de gestaciones multifetales” (ABC, 16-V-2004).

El problema de la acumulación de embriones congelados no parece preocuparle. Quizá porque ya le ve una salida. “El segundo aspecto que eliminaría [de la ley] es que los embriones que sobran sean solo para reproducción. Tiene que contemplarse la posibilidad de que se puedan donar embriones para investigar”.

____________________(1) A. Nyboe Andersen, L. Gianaroli y K.G. Nygren, “Assisted reproductive technology in Europe, 2000. Results generated from European registers by ESHRE”, Human Reproduction (2004; 19(3): 490-503).