La feminista Germaine Greer alaba la iniciativa del cardenal Winning para evitar abortos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 38s.

En 1997, el cardenal Thomas Winning, arzobispo de Glasgow (Escocia), lanzó un ofrecimiento público de ayuda a las mujeres con problemas para llevar a término su embarazo (ver servicios 43/97 y 24/99). Desde entonces se han recibido cientos de llamadas en el obispado y han nacido 106 niños gracias al plan. El programa ofrece pruebas de embarazo, asesoramiento, ayuda para criar al hijo, búsqueda de padres adoptivos, asistencia económica, un lugar donde poder dar a luz y apoyo a las mujeres con traumas post-aborto o sentimiento de culpa.

El cardenal Winning, de 73 años, se ha visto gratamente sorprendido por una alusión que la escritora feminista Germaine Greer hace en su último libro, The Whole Woman. La autora se felicita de que haya personas que ofrezcan alternativas al aborto, brindando auxilio económico a las mujeres que lo necesitan.

“Nos ha dado una buena pista -afirmó el cardenal-. Ella dice que algunas personas nos critican por sobornar a las mujeres para que tengan hijos: pero sobornas cuando tratas de que alguien haga lo que no quiere, no cuando lo quiere hacer”, informa The Daily Telegraph (10-III-99).

La archidiócesis tiene ahora 200 “casos abiertos”. El programa ha recibido donativos por valor de 300.000 libras, sin necesidad de campañas publicitarias. No obstante, y a pesar del lema de la iniciativa -cash-for-babies-, las mujeres no reciben dinero. La razón, afirma Winning, es que “las mujeres no acuden a nosotros buscando dinero, sino una ayuda puntual para superar los obstáculos”. Según las estadísticas, los apuros económicos no tienen gran incidencia en la decisión de abortar, pues la mitad de las mujeres que abortan en Gran Bretaña no tienen hijos.

Por eso, ante la acusación de que sólo se ofrece un apoyo temporal, condenando a las mujeres a la miseria, Winning responde que “son las propias mujeres que solicitan ayuda quienes no quieren ser parásitos el resto de sus vidas”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares