La deforestación no es irreversible

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Son tan habituales las alarmas sobre la deforestación que en la opinión pública existe la idea de que los bosques están en peligro de extinción. Pero alguna vez las buenas noticias también son noticia. Un último estudio sobre este problema llega a la inesperada conclusión de que en un creciente número de países la extensión y la densidad de los bosques han mejorado en los últimos quince años.

La deforestación ha continuado en aproximadamente la mitad de los 50 países con más extensión de bosques. Pero la creencia de que la deforestación es una tendencia irreversible queda desmentida en este estudio, realizado por investigadores de Europa, Estados Unidos y Asia, y publicado en “Proceedings of the National Academy of Sciences” (14-11-2006).

A partir de nuevas técnicas de cálculo, los investigadores estiman que en los últimos quince años los bosques se han expandido en 22 de los 50 países que cuentan con más extensión de bosques. La gran mayoría de los países desarrollados tienen más bosques y más densos en 2005 que en 1990.

Pero el paso de la deforestación a la reforestación no es un privilegio de los países ricos. En países como China, India y Turquía también se está dando esa transición. El freno a la deforestación se debe a factores como la emigración del campo a la ciudad, las restricciones en la tala de árboles, las campañas de reforestación y el paso hacia una agricultura más eficiente que exige menos tierra.

De todos modos, la tendencia mundial es todavía negativa, debido a la deforestación que siguen sufriendo algunos países, sobre todo Indonesia y Brasil. Pero “a juzgar por los nuevos datos, parece posible dar la vuelta a esta tendencia que para muchos era irreversible”, declara Pekka Kauppi, de la Universidad de Helsinki, uno de los autores del estudio (cfr. “International Herald Tribune”, 14-11-06).

La expansión de los bosques es una buena noticia también respecto a las emisiones de CO2, ya que los árboles absorben estas emisiones.

ACEPRENSA