Gran Bretaña suprime el anonimato para los donantes de gametos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 53s.

En Gran Bretaña, hasta ahora los donantes de gametos (óvulos o esperma) usados en las técnicas de reproducción asistida permanecían en el anonimato. En lo sucesivo, los concebidos por medio de material genético donado por terceros podrán conocer a sus padres “genéticos” una vez hayan cumplido los 18 años, en virtud de una ley propuesta por el gobierno el año pasado (ver Aceprensa 16/04) y que entró en vigor el 1 de abril. Con esta medida se pretende equiparar la adopción y la fecundación artificial con gametos donados. Sin embargo, el donante seguirá sin saber qué uso se ha hecho de su donación, a no ser que su hijo “genético” solicite que se le revele su identidad.

La información deberá solicitarse a la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología. La ley estipula que el hijo “genético” en ningún caso podrá reclamar del donante derechos de tipo legal o económico. La reforma no tiene carácter retroactivo, por lo que no se empezará a aplicar hasta el año 2023, cuando los primeros nacidos bajo la nueva normativa alcancen la mayoría de edad.

Con esta medida, Gran Bretaña se suma a países como Suecia o Austria, que ya eliminaron el anonimato obligatorio. En Suecia, los hijos pueden conocer la identidad de los donantes cuando cumplen 18 años, y en Austria, a los 14. En Estados Unidos, donde no hay ley al respecto, se ha empezado a extender esta misma práctica entre los bancos de esperma (ver Aceprensa 91/02).

Un efecto previsible de la reforma es que disminuya el número de donaciones. Según Laura Witjens, directora de la Fundación Nacional para la Donación de Gametos, la experiencia sueca muestra que así es al principio, sobre todo por parte de jóvenes, pero más tarde aumentan las donaciones por parte de adultos. No obstante, en Gran Bretaña se emprenderán campañas para estimular la donación de gametos.

En el Reino Unido se realizan cada año unos 7.000 tratamientos de fecundación artificial con gametos de donantes, que resultan en el nacimiento de unos 2.000 niños. Esto requiere unos 500 donantes de esperma y unas 1.500 donantes de óvulos.