Francia: el gobierno se propone recortar el gasto en medicamentos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 4s.

Al igual que España, donde el gobierno ha excluido unos 600 fármacos de la lista de los pagados por la Seguridad Social, Francia pretende recortar el gasto en medicamentos de la Sanidad pública. El secretario de Estado de Sanidad, Bernard Kouchner, ha anunciado que se dará a los farmacéuticos la potestad de sustituir los medicamentos que receten los médicos por fármacos genéricos equivalentes. Para eso es preciso potenciar la todavía escasa venta de los medicamentos genéricos, que el gobierno quiere duplicar en menos de dos años.

Será la Agencia de Medicamentos francesa la que se encargue de controlar y ampliar la lista de los fármacos genéricos en venta. Se agilizarán los trámites de inscripción y fijación de precios de las nuevas medicinas, para que se puedan completar en 180 días. En conjunto, los medicamentos genéricos -principios activos de los que los laboratorios han perdido la patente- son hasta un 25% ó 30% más baratos. Pero en 1996 sólo representaban el 5% de los disponibles y aproximadamente el 3% del volumen de las prescripciones que reembolsa la Seguridad Social.

El objetivo de Kouchner, imitando a países del norte de Europa, es conseguir cuanto antes que el 50% de los medicamentos que reembolsa el Estado sean productos genéricos. Según el secretario de Estado de Sanidad, “si los medicamentos genéricos reemplazan, con un precio un 30% menor, a la totalidad de los medicamentos que son referencia de su tipo, se lograría un ahorro de 4.000 millones de francos” (100.000 millones de pesetas).

A la vez que el gobierno relanza el mercado de medicamentos genéricos, ha anunciado que hasta el mes de abril tratará de llegar a un acuerdo con la industria farmacéutica para reducir las prescripciones médicas de varios tipos de medicamentos. En un plazo de año y medio, proyecta reducir en un 10% el consumo de antibióticos, pues los franceses consumen el doble de antibióticos que sus vecinos británicos y 2,5 veces más que los alemanes, con lo que generan más resistencia de los agentes patógenos a estas medicinas. El gobierno también tratará de reducir en un 10% el consumo de tranquilizantes y antidepresivos, gasto en que los franceses triplican a británicos y alemanes, y doblan a los italianos.

Otro mecanismo del plan de economías es rebajar también un 10% los gastos que hacen los laboratorios para promocionar sus productos entre los médicos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares