Francia crea un registro para los no donantes de órganos

En Francia, como en España, la ley que regula las donaciones de órganos autoriza a extraer órganos útiles para trasplantes a toda persona fallecida, salvo que ésta se haya declarado expresamente en contra. Esta suposición puede llevar a muchas extracciones indeseadas, por lo que las autoridades francesas han creado un registro donde bastará estar inscrito para evitarlas. A la vez se está alentando a la población a hacerse donante.

El 7 de julio, el organismo francés que coordina la donación de órganos empezó a distribuir en las farmacias once millones de folletos para que los ciudadanos puedan manifestarse sobre la donación de sus órganos. Con las respuestas a un formulario adjunto se creará un registro de los que no desean ser donantes. Figurar en él será condición necesaria y suficiente para evitar las donaciones.

Con el folleto se distribuye también una tarjeta de donante, para quienes desean donar órganos. Las autoridades recomiendan llevarla siempre consigo: así, en caso de muerte accidental, se agiliza el trabajo de los centros especializados en trasplantes. Si fallece una persona que porta la tarjeta de donante, el personal médico no tendrá que consultar a la familia sobre la extracción de órganos, cosa que debe hacer en cualquier otro caso, aunque la ley presuma el consentimiento del fallecido.

El formulario permite a los interesados declarar si son contrarios a diversas intervenciones post mortem (autopsia con fines científicos, extracción de órganos para trasplantes o para la investigación). Quienes se inscriban -que han de ser mayores de 13 años- podrán cambiar sus datos cuando quieran. En los casos de menores de 18 años que hayan rechazado ser donantes, los padres no podrán oponerse a esa determinación. En cambio, podrán impedir la extracción de órganos de un hijo menor de edad, aunque lleve tarjeta de donante.

La recogida de los boletines de rechazo empezó el 21 de julio. A partir del 15 de septiembre, los hospitales encargados de los trasplantes (unos 300) estarán obligados a consultar el registro de no donantes antes de proceder a una extracción.

No se sabe cuántos franceses optarán por inscribirse como no donantes. En un registro similar abierto en Portugal hace tres años se han inscrito hasta ahora 36.000 personas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares