Estados Unidos: cuidado con la RU-486

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 59s.

La muerte de una mujer de California en enero de este año como consecuencia de una infección originada por la píldora abortiva ha provocado que la agencia encargada de la seguridad de los medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) refuerce las advertencias en los prospectos de la RU-486.

Como consecuencia de las tres muertes que ha provocado el fármaco en EE.UU. desde su aprobación en 2000, la FDA obligará a que los prospectos de la RU-486 adviertan del riesgo de la píldora en casos de infecciones y hemorragias en las pacientes que la consumen. Se conocen al menos otras cinco muertes provocadas por la píldora en Francia, Canadá, Suecia y Gran Bretaña.

Las nuevas advertencias, hechas públicas el pasado 15 de noviembre, recuerdan a los médicos que han de examinar a sus pacientes cuidadosamente sobre síntomas de índole infecciosa, excesivas hemorragias o embarazo extrauterino, casos en que la píldora está contraindicada.

Diferentes grupos defensores de la vida han manifestado que las complicaciones médicas causadas por la RU-486 justifican que sea retirada del mercado. Randall O’Bannon, del National Right to Life Committee, declaraba al “New York Times” (17-11-04) que “cada vez hay más pruebas de la inseguridad de este fármaco”.

En cambio, Cynthia Summers, portavoz del laboratorio Danco, que fabrica la píldora, mantiene que “la seguridad y la eficacia de la RU-486 están bien comprobadas” y “creemos que la culpa no es de nuestro fármaco” en el caso de la última usuaria fallecida. Sin embargo, Lester Crawford, comisionado de la FDA, asegura que “nuestra investigación revela que era debido a la RU-486”. La mujer de California murió a consecuencia de una infección bacteriana en el útero, que se extendió a la sangre y provocó una septicemia, ha dicho Crawford.

Esta última muerte es similar a la de Holly Paterson, de 18 años, que murió de septicemia después de tomar la píldora abortiva en septiembre de 2003.

Según la FDA, cerca de 350.000 mujeres han utilizado la RU-486 en los Estados Unidos desde su aprobación en el año 2000. Desde entonces, la agencia ha recibido informes de 676 complicaciones sufridas por mujeres que han utilizado la píldora. Además de las tres muertes, hubo 17 embarazos ectópicos, 72 problemas importantes de hemorragias que han requerido transfusiones y 7 infecciones serias.