España: eliminar las dificultades, no al hijo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 35s.

Ante la proximidad de una reforma del aborto en España, el movimiento pro vida ha decidido reorganizarse con más vitalidad que nunca. Su objetivo primordial es facilitar a las mujeres alternativas realistas al aborto. Para eso promueven políticas que den la mayor protección legal posible al no nacido y la máxima atención y ayuda a las mujeres embarazadas.

Su idea es que el aborto sin restricciones no ha satisfecho ninguna verdadera necesidad de las mujeres, ni ha favorecido su liberación. De hecho, ha producido justamente lo contrario. Ha estimulado a los hombres irresponsables, que tienen en el aborto una excusa fácil para eludir sus responsabilidades, y ha extendido enormemente la explotación de las mujeres por parte de la industria del aborto.

Contra este planteamiento viene clamando el Foro Español de la Familia (www.forofamilia.org), un movimiento social no adscrito a un partido, a un sindicato o a una confesión religiosa, que ha logrado aglutinar lo que hasta el momento eran iniciativas dispersas de distintas entidades y hacer de nuevo visible a la familia en la vida pública.

El Foro, fundado en 1999, saltó a la opinión pública el 18 de junio de 2005, con la manifestación más multitudinaria de los últimos años a favor de la familia y el matrimonio, desvirtuado por la ley del matrimonio homosexual propuesta por el gobierno socialista. También estuvo presente en la otra gran manifestación contra la Ley Orgánica de Educación y en el posterior diálogo con los poderes públicos.

Pero quien piense que el Foro viene en son de guerra se equivoca. Más que enredarse en polémicas partidistas, lo que pretende es ofrecer soluciones a problemas concretos y promover el bienestar social.

Una de las iniciativas que ha impulsado el Foro para reducir el número de abortos en España es el programa RedMadre (www.redmadre.es). Se trata de una red de apoyo solidario a la mujer en gestación que le ofrece alternativas reales a la decisión de abortar. Para consolidar este programa, el Foro está promoviendo Iniciativas Legislativas Populares (ILP) en todas las comunidades autónomas.

Castilla y León es la primera comunidad autónoma que ha aprobado la ILP RedMadre. Entre otros recursos concretos, la Ley de Apoyo a la Mujer Embarazada prevé la creación de una residencia donde las mujeres se pueden alojar temporalmente, un programa de integración socio-laboral y un sistema de asesoramiento jurídico y apoyo psicológico, así como una serie de ayudas por cada hijo.

Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, cree que con esta ley se ha dado un paso importante en la defensa de la mujer y del niño. “Sólo hay una solución progresista y humana en materia de aborto -dijo-: proteger siempre al no nacido como a cualquier otro ser humano y proteger siempre a la mujer para que nunca se vea abocada al aborto como única salida a los problemas derivados del embarazo”.

Asistencia social con corazón

Otro baluarte en la lucha por la vida en España es la Federación Española de Asociaciones Provida, que posee el estatus de ONG Consultiva Especial del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Desde que se constituyó en 1981, Provida lleva a cabo una labor asistencial de ayuda a las mujeres embarazadas y solas, en situación de marginación e inseguridad, y también a las que tienen hijos menores a su cargo (www.provida.es).

La idea básica de Provida consiste en promover el respeto a toda vida humana desde la concepción hasta su extinción natural, favoreciendo una cultura de acogida a los más débiles, explica su presidenta, Alicia Latorre, madre de siete hijos y profesora de inglés en un colegio público.

La atención a las mujeres con problemas es uno de los puntos fuertes de Provida. “Cada caso es un mundo y tenemos representadas a todas las clases sociales, todos los estados civiles y situaciones, a veces de lo más pintorescas. Tenemos adolescentes, mujeres a las que han detectado una malformación a su hijo, personas sin trabajo, inmigrantes, otras con desarraigo familiar o con problemas de drogodependencia. Un buen grupo de mujeres son personas arrepentidas de haber practicado o influido en la realización de un aborto”.

A pesar de que ya no reciben subvenciones del Estado (ver Aceprensa, 19-06-2008), las asociaciones que forman parte de Provida ofrecen a las mujeres ayuda a la medida de sus necesidades. “Puede ser ayuda médica, psicológica, laboral, material para el niño cuando nazca, formación… Es un apoyo real y efectivo y nuestra experiencia es que con ayuda, casi ninguna aborta y además ni una se ha arrepentido de tener a su hijo porque ellos son a veces el punto de inflexión para empezar una vida más responsable, más ilusionada y con mayor sentido”.

Según el último informe anual de datos presentado por Provida, durante el año 2007 los centros de acogida a la vida proporcionaron ayuda a un total de 12.330 personas, entre las que se incluyen 4.498 mujeres gestantes, niños nacidos durante el año, otros niños ayudados y familiares de las mujeres atendidas. Con todo, su mayor satisfacción es haber salvado del aborto a 2.350 niños (36.000 en total desde 1981).