En el debate sobre el aborto, ¿manda la realidad social?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En un artículo publicado en El Mundo (28-11-2009), la periodista Isabel San Sebastián mantiene que es contradictorio apelar a la realidad social para justificar la liberalización del aborto e invocar esa misma realidad para implicarnos a todos en la tarea de erradicar la violencia doméstica contra la mujer.

“¿En qué quedamos? ¿Asumimos la realidad social como algo inmutable o la combatimos cuando resulta perversa? Argumentan los defensores de la ley [del aborto], celebrada en el Congreso con una gran ovación progresista, que 112.000 abortos el año pasado en España son otras tantas razones para convertir este hecho en un derecho ordenado legalmente”.

“Puesto que se aborta y siempre se ha abortado -se nos viene a decir- demos por bueno el aborto. Y es exactamente lo que han hecho: han transformado un fracaso en una conquista. Han cargado sobre la mujer, sólo sobre la mujer, la responsabilidad de matar a su propio hijo como única forma de escapar a una situación difícil”.

A continuación, San Sebastián propone mirar a esa otra realidad social que es la violencia contra la mujer. Dado que las cifras son tan elevadas, a alguno se le podría ocurrir que es preciso aceptar pacíficamente esa realidad y regularla: “¿No sería recomendable legislar los límites de la violencia de género considerando que estamos ante una acción que el hombre ha ejercido históricamente de facto? A nadie se le obligaría a pegar a su mujer, como a nadie se le obliga a abortar, pero se consagraría esa posibilidad democráticamente”.

“¿Verdad que es un disparate? ¿Verdad que a nadie en su sano juicio se le pasa por la cabeza tamaña barbaridad? Pues extrapolen al aborto y dígame dónde está la diferencia”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares