El Parlamento irlandés rechaza un proyecto de ley de aborto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 59s.

El Parlamento irlandés ha rechazado por amplia mayoría (111 votos contra 20) un proyecto de ley, presentado por tres diputados socialistas, para regular el aborto en caso de peligro para la vida de la madre. Según la propuesta, haría falta el dictamen concorde de dos médicos para certificar el riesgo.

El proyecto pretendía trasladar a la ley irlandesa una sentencia del Tribunal Supremo (TS) de 1992 y otra del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de 2010. La primera se refería al caso de una menor de 14 años que, tras quedar embarazada por una violación, amenazó con suicidarse porque no se le permitía ir a Gran Bretaña para abortar. Finalmente se autorizó el viaje porque, según el TS, el derecho del no nacido a la vida (reconocido expresamente en la Constitución desde 1983) no anula el mismo derecho por parte de la madre. Así, la sentencia declaró que se podía abortar si el embarazo suponía riesgo de muerte para la mujer, incluido el suicidio.

Pero desde entonces no se ha aprobado una ley que autorice expresamente y regule el aborto en ese caso. De ahí que el TEDH condenara a Irlanda a raíz de una demanda presentada por tres mujeres que hubieron de viajar a Gran Bretaña para abortar porque les fue imposible hacerlo en Irlanda. Los jueces fallaron que la prohibición del aborto no es contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos, pero por otro lado Irlanda no había respetado los derechos de una de las mujeres al no disponer de un procedimiento por el que mujer pudiera comprobar si estaba autorizada a abortar según la ley del país.

En general, la mayoría contraria al proyecto presentado esta semana al Parlamento no estaba convencida de que fuera adecuado el procedimiento propuesto para realizar un aborto legal. El ministro de Sanidad, James Reilly, del Fine Gael, justificó el rechazo alegando que el gobierno prefiere esperar al informe, que saldrá a finales de junio, encargado a una comisión de expertos. El Partido Laborista, socio minoritario del Fine Gael, aseguró, en palabras de la secretaria de Sanidad Roisin Shortall, que “tan pronto como los expertos se pronuncien, el gobierno se compromete a ponerse manos a la obra”.

La propuesta solo recibió el apoyo de varios diputados independientes y del Sinn Fein.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares