El gasto farmacéutico aumenta más aprisa que el gasto sanitario total en la OCDE

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se podrá discutir si el mundo desarrollado goza o no de buena salud, pero es innegable que consume cada vez más medicinas. El gasto farmacéutico en los países de la OCDE creció casi un tercio en términos reales desde 1998 hasta 2003, según los últimos datos publicados por la organización. Pero, a pesar de que algunos países, como EE.UU., gastan muchos más recursos que otros, no logran disfrutar de mayor esperanza de vida.

De los datos que se acaban de publicar en Eco-Santé 2005, se advierten algunas tendencias generales:

— Los gastos farmacéuticos representan una parte creciente del total de gastos sanitarios: un 18%, como media.

— En los últimos cinco años los gastos farmacéuticos han crecido más aprisa que el gasto sanitario total. En EE.UU. y Australia han progresado dos veces más rápido.

— Alrededor del 60% de los gastos farmacéuticos son financiados con fondos públicos, mientras que el resto corre a cargo de los pacientes y de seguros privados.

— Hay fuertes variaciones en los gastos farmacéuticos por persona. Los más elevados son los de EE.UU. (más de 700 dólares), de los que solo un 20% se pagan con fondos públicos. Sigue a continuación Francia (algo más de 600 dólares), que en este aspecto es sin duda el “enfermo de Europa”. Canadá e Italia ocupan los siguientes puestos (cerca de 500 dólares). Los gastos más bajos corresponden a México y Turquía, con algo más de 100 dólares. La media de la OCDE está en 366 dólares.

— Las diferencias entre países se acentúan en lo que se refiere a los gastos sanitarios totales. En 2003 EE.UU. gastó en sanidad 5.635 dólares por habitante, es decir, dos veces y media más que el promedio de la OCDE (2.300 dólares). En España el gasto fue de 1.835 dólares.

— En proporción del PIB, EE.UU dedicó a los gastos de salud el 15% del PIB, seguido de Suiza y Alemania con más del 11%. La media de la OCDE fue del 8,6%, mientras que España dedicó el 7,7% del PIB.

¿El gasto sanitario es garantía de una mayor esperanza de vida? No parece que sea el único factor, ni quizá el más decisivo. La clasificación de países por esperanza de vida está encabezada por Japón, Islandia, Suiza, Suecia, Italia, Canadá, Australia, España, Francia, Noruega, con una esperanza de vida en torno a los 80 años. Entre los países ricos, vale más ser japonés (82 años) o habitante de la Europa de los Quince (más de 79 años) que estadounidense (77 años).

Algunos estudios interpretan que la mayor esperanza de vida se da en países donde hay menos disparidades de renta entre clases sociales. Las diferencias entre los países que tienen un seguro de enfermedad universal y los que carecen de él se advierten también. Así, en EE.UU. 43 millones de personas carecen de seguro médico, lo cual favorece que en la nación más medicalizada el estado sanitario de la población deje mucho que desear.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares