El arzobispo de Glasgow ofrece ayuda a las madres para evitar el aborto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m.

El cardenal Thomas Winning, arzobispo de Glasgow (Escocia), ha hecho un ofrecimiento público de ayuda para evitar el aborto de cualquier mujer que tenga problemas a la hora de llevar a término su embarazo. La oferta incluye también ayuda económica si es necesario. La propuesta ha tenido eco en la opinión pública y ya se han recibido numerosas llamadas en el obispado.

El cardenal se dirigió a cualquier mujer que se plantee abortar, en estos términos: “Si necesita una prueba de embarazo o quiere consejo, la ayudaremos. Si quiere ayuda para criar a su hijo, se la daremos. Si busca unos padres adoptivos para su futuro hijo, la ayudaremos. Si tiene agobios económicos que le lleven a abortar, la ayudaremos. Si no puede decir la verdad a su familia o se siente presionada a abortar, le buscaremos un lugar donde poder traer a su hijo al mundo, rodeada de apoyo y estímulo. Y, finalmente, si ya ha abortado y se siente desgarrada por la culpa; si su relación se ha roto por culpa de un aborto o si padece un trauma post-aborto, venga a nosotros”.

A pesar de los 2 millones de libras de déficit que tiene la archidiócecis, el cardenal confía en la colaboración de los fieles en el proyecto. De hecho, sólo en las primeras horas múltiples donantes se comprometieron a aportar en total cerca de 100.000 libras. No obstante, la mayoría de las embarazadas que telefonearon al obispado no solicitaron ayuda económica, sino que querían hablar de su decisión de abortar y pedir consejo. Según las estadísticas, los apuros económicos no tienen gran incidencia en la decisión de abortar, pues la mitad de las mujeres que abortan en Gran Bretaña no tienen hijos.

En Inglaterra y Gales se practican 160.000 abortos cada año. La iniciativa pretende reducir esta “matanza de inocentes que no está justificada en ningún caso”, según palabras del cardenal.

Winning, escocés de 71 años, ordenado sacerdote en 1948 y obispo desde hace 25 años, considera que la condena del aborto debe ir acompañada con la ayuda para prevenirlo. “Es conocido el auténtico récord de la Iglesia católica, ostentado durante siglos, en la atención de las personas desde el comienzo de la vida hasta la muerte”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares