Demasiados gemelos en Gran Bretaña

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 38s.

El pasado abril la HFEA (Human Fertilisation and Embrio-logy Authority), organismo británico que regula la práctica de la fecundación artificial en Gran Bretaña, inició una ronda de consultas sobre posibles medidas para reducir el número de embarazos múltiples provocados por los tratamientos de reproducción asistida. Los cambios que se decidan entrarían en vigor a finales de este año.

Los embarazos múltiples son más complicados e implican riesgos adicionales para la gestante y sus hijos. El 40-60% de los gemelos nacidos por fecundación artificial tienen que pasar por los cuidados intensivos, contra el 20% de los nacidos únicos concebidos mediante las mismas técnicas. Pese a ello, muchos clientes de la fecundación artificial prefieren que se transfieran al útero varios embriones, para aumentar la probabilidad de embarazo. Una razón es que los tratamientos son muy caros, y así hay más posibilidades de ahorrarse el costo de un nuevo ciclo. Además, cada tratamiento conlleva molestias físicas. A esto se une la urgencia por tener hijos.

De ahí que en Gran Bretaña el 26,4% de los nacimientos logrados mediante reproducción asistida son dobles, según los datos más recientes de la HFEA (abril 2003-marzo 2004). Esta es la razón por la que el número de nacimientos de gemelos en el país venga subiendo de modo anormal desde 1980, de unos 6.000 entonces a más de 9.000 en 2005.

Una tendencia similar llevaban los nacimientos de trillizos hasta que en 2001 la HFEA prohibió que se transfirieran más de dos embriones concebidos in vitro: el número anual de trillizos ha bajado más de un 50% desde entonces.

Ahora la HFEA se propone reducir a la mitad también los nacimientos de gemelos. Parece que una de las propuestas es la de limitar a uno solo el número de embriones que se pueden transferir por ciclo. Esa es la norma que rige en algún otro país, como Suecia, que ha afrontado antes el problema.

En otros, como España, una legislación permisiva ha provocado un problema similar al británico. La ley española autoriza a transferir hasta tres embriones por ciclo. Según el registro de la Sociedad Española de Fertilidad correspondiente a 2003, último año con datos definitivos, en casi la mitad (46,6%) de los ciclos se transfirieron dos embriones, y en más de un tercio (35,1%), tres. Solo el 11,6% de las transferencias fueron de un embrión, y -pese al límite legal- hubo un 6,6% de más de tres. En consecuencia, hay una elevada proporción de partos múltiples originados por reproducción asistida: 28,6% en ese año (26,6% de gemelos, 1,6% de trillizos y 0,4% de cuatrillizos). Esta tasa es superior a la media europea, que en 2002 era del 24,5% (datos de la European Society for Human Reproduction & Embryology).

El semanario The Economist (7-04-2007), generalmente partidario de la manga ancha en reproducción asistida y biotecnología, en este caso opina sin embargo que probablemente no hay más remedio que prohibir la transferencia de más de un embrión, salvo excepciones, para evitar riesgos innecesarios e injustificados.