Cómo promover la cultura de la vida en política

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Susan B. Anthony List es una organización dedicada a elegir candidatos y promover políticas que puedan reducir y en último término eliminar el aborto en EE.UU. S.B.A. List recauda donaciones que luego distribuye en iniciativas legislativas y para apoyar a otros grupos que luchan por la dignidad del no nacido, como Women Speak Out, una entidad sin ánimo de lucro radicada en Carolina del Norte.

Como explica un reportaje publicado en The New Yorker , precisamente en este estado ha cosechado la S.B.A. List algunos de sus triunfos más sonados, como la aprobación de la Senate Bill 353, que eleva las condiciones legales y sanitarias para que puedan operar las clínicas abortistas, o la Women’s Right to Know Act, una ley que prescribe varias medidas para que la mujer reciba toda la información necesaria antes de realizar un aborto (desde los riesgos de salud asociados a la intervención, a las ayudas estatales en caso de tener el hijo).

El enfoque de apoyo a la mujer es una de las señas de identidad de la S.B.A. List. Ante la insistencia del Partido Demócrata en presentar cualquier medida pro-vida como parte de la “guerra contra las mujeres” (cfr. Aceprensa, 29-11-2013), la estrategia de la organización liderada por Marjorie Dannenfelser es ofrecer la perspectiva femenina de la cultura de la vida. Por eso considera importante que sean sobre todo mujeres las que lideren la causa.

Dannenfelser es una conversa en dos sentidos: al catolicismo y al movimiento pro-vida. En el reportaje explica que la intensidad con que defiende su actual postura (mucho mayor que cuando militaba en el bando pro-choice) es un reflejo de por qué la causa anti-abortista mantiene su pujanza en Estados Unidos, a pesar de toda la propaganda en contra. Esta “tozudez” se basa en un convencimiento profundo de la solidez intelectual y científica de sus opiniones, lo que contrasta con el argumentario abortista, hecho de vagas alusiones a derechos como la intimidad de la mujer o su autodeterminación.

Dannenfelser piensa que el temor de muchos políticos republicanos a  que hablar del aborto perjudique sus perspectivas electorales es algo infundado. Como ejemplo cita que según una encuesta realizada por el Washington Post que preguntaba específicamente por el apoyo a leyes que prohíban abortar más allá de la semana 20 de la gestación, dos de cada tres mujeres se mostraban a favor. De ahí que la SBA List haya luchado por que se aprueben este tipo de leyes, que ya existen en trece estados. “No se trata de olvidar al resto de fetos”, explica Dannenfelser, “pero el objetivo es ganar”, y de paso crear opinión. S.B.A. List prevé gastar este año diez millones de dólares en sus campañas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares