Canadá: los hijos de donantes de gametos se querellan para conocer sus orígenes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 31s.

En Canadá, una mujer nacida por inseminación artificial ha presentado una demanda en nombre de todos los hijos concebidos por donación anónima de gametos en la Columbia Británica, para garantizar el derecho a conocer la identidad de sus padres biológicos. Como consecuencia de la demanda, el Tribunal Supremo de esa provincia ha prohibido la destrucción de los expedientes hasta que se resuelva el caso.

La demanda alega que la ley vigente en la provincia discrimina a las personas que fueron concebidas merced a las técnicas de reproducción asistida. Esta ley establece que las clínicas sólo tienen la obligación de conservar los datos sobre los donantes de gametos (sea de esperma u óvulo) durante seis meses. En cambio, en el caso de niños adoptados, no existe plazo alguno y se dan más facilidades para que conozcan quiénes son sus padres biológicos.

Wendy Rowney, vicepresidenta del Consejo de Adopción de Canadá, piensa que el argumento esgrimido por la demandante da en el clavo. “Todos necesitamos saber quiénes somos y de dónde venimos. Da lo mismo que seamos adoptados o concebidos por donación de gametos; todos tenemos derecho a esa información”.

Para Joseph Arvay, uno de los abogados que asesora a la demandante, el derecho de los hijos a conocer sus orígenes genéticos es fundamental por varias razones. “El derecho a conocer quiénes son los padres biológicos y cuál es su historial médico puede ser vital para la salud de nuestros clientes. Además, esta información garantiza que nadie se va a casar sin saberlo con uno de sus hermanos. Pero la razón decisiva es que conocer las propias raíces es clave para la identidad de una persona”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares