Brasil: El proyecto de legalización del aborto encuentra resistencia en el Parlamento

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 57s.

En Brasil el Congreso tramita un proyecto de ley que despenalizaría el aborto y pasaría de ser delito a derecho de la mujer. El proyecto ha suscitado una fuerte oposición, lo que ha hecho que su trámite parlamentario se haya frenado.

El texto del proyecto liberaliza el aborto hasta la duodécima semana del embarazo y hasta la vigésima semana en el caso de violación. Sin embargo, también revoca los artículos 124 a 128 del Código Penal, que son los que califican el aborto como delito. Los críticos del proyecto hacen notar que, al desaparecer estos artículos, cualquier aborto dejará de ser delito, por cualquier motivo y cualquier circunstancia. No se fijan plazos ni razones para admitir el aborto.

La votación del proyecto en la Comisión de Seguridad Social y Familia del Parlamento brasileño, inicialmente prevista para el 30 de noviembre, ha sido pospuesta en varias ocasiones. La relatora del proyecto, la diputada por el partido comunista Jandira Feghali, pidió retrasar la votación, después de un prolongado debate que auguraba una victoria de los opuestos al proyecto. La diputada alegó que presentaría modificaciones al texto.

En la postura de los diputados han influido las numerosas reacciones de la sociedad brasileña, con una avalancha de mensajes electrónicos, faxes y llamadas telefónicas, pidiendo a los diputados que votaran en contra. Los obispos brasileños hicieron una llamada a la población para que se manifestara con energía en defensa del derecho a la vida.

Según la prensa brasileña, se espera que el proyecto vuelva a ser debatido en el Parlamento en 2006.

Anteriormente el gobierno aprobó este año unas “Normas Técnicas” sobre el aborto en caso de violación, que también alimentaron la polémica y provocaron protestas de los médicos. Las normas obligan a los médicos a aceptar la palabra de la gestante que asegure haber sido violada, sin la necesidad de presentar ninguna documentación de haber denunciado el crimen a la policía. Esas normas autorizan a los médicos a practicar el aborto en caso de violación hasta las veinte semanas de embarazo. Al ser un derecho de la mujer, no se prevé que el médico pueda alegar la objeción de conciencia.