Argentina celebra el “Día del Niño por Nacer”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 21s.

Buenos Aires. El pasado día 25 de marzo se celebró por primera vez en Argentina el “Día del Niño por Nacer”, instituido como tal por el presidente Carlos Menem mediante decreto.

Con tal motivo, el día anterior tuvo lugar un acto en un teatro de Buenos Aires al que concurrieron el presidente Menem, varios de sus asesores y funcionarios, el arzobispo de Boston, cardenal Bernard Law, el observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, arzobispo Renato Martino, y el secretario del Pontifico Consejo para la Familia, Mons. Francisco Gil Hellín. Se leyó también una carta enviada por Juan Pablo II, en la que expresa que, mientras que en la Argentina se instituye este día en defensa del niño por nacer, están surgiendo nuevas amenazas por las que tantos seres humanos corren el riesgo de ser privados de su derecho primordial a la vida. El Papa recuerda que dedicó a este tema la encíclica Evangelium vitae, y formula votos para que la celebración favorezca el desarrollo de una cultura a favor de la vida.

La Argentina, país mayoritariamente de raíz católica, ha tenido en los últimos foros internacionales una constante posición de reserva interpretativa ante los distintos textos aprobados por consenso, en lo que se refiere a la salud reproductiva y la conformación de la familia. Ha sostenido la necesidad de incluir la defensa de la vida desde la concepción, y de tratar los problemas relativos a la salud reproductiva y sexual de la población en el contexto de la salud integral de la persona. Así, en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Pekín, la Argentina declaró que “no puede admitirse que el concepto de salud reproductiva incluya el aborto ni como un servicio ni como un método de regulación de la fecundidad”.

En Argentina, donde el aborto es ilegal y el Código Civil define la existencia de la persona “desde la concepción en el seno materno”, existen también voces que reclaman el “derecho” de la mujer a decidir sobre la “interrupción voluntaria del embarazo”. Es una discusión aún no saldada en un país que, sin embargo, ha declarado por primera vez en el mundo el día 25 de marzo (fiesta de la Anunciación de la Virgen, y aniversario de la encíclica Evangelium vitae), como el “Día del Niño por Nacer”. El decreto presidencial encomienda a distintos funcionarios la organización de eventos que difundan esta iniciativa. Menem aspira a que sea una jornada internacional. Por eso, envió sendas cartas a los jefes de Estado de Latinoamérica, España, Portugal y Filipinas para invitarles a adherirse a la celebración.

Miguel Ángel Espiño

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares