Abortar aumenta el riesgo de sufrir cáncer de mama

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En años pasados, distintas investigaciones habían hallado una relación entre el aborto y el cáncer de mama. Sin embargo, otras no encontraban pruebas definitivas. Un nuevo estudio revisa los realizados antes y concluye que abortar es “un factor independiente y significativo de riesgo”.

El nuevo estudio, publicado este mes en The Journal of Epidemiology and Community Health, ha sido dirigido por el endocrinólogo norteamericano Joel Brind, del Baruch College (Nueva York). El equipo examinó los resultados de 23 investigaciones, que en total recogen los casos de 61.000 mujeres de once países. La relación entre aborto provocado y cáncer de mama aparece en 18 de esas investigaciones, así como en cinco de las seis publicadas después de que Brind empezara la revisión. Del análisis se deduce que las mujeres que abortan tienen una probabilidad ligeramente superior a la media (un 30% más) de desarrollar cáncer de mama.

Esto concuerda con lo que se sabe de la génesis del cáncer de mama. Al producirse un embarazo, el aumento de estrógeno hace que se multipliquen rápidamente las células mamarias, que quedan sin embargo parcialmente formadas -y, por tanto, más predispuestas a desarrollar cáncer- hasta la fase final de la gestación. Entonces, otras hormonas completan el desarrollo de las células a fin de que produzcan leche, de modo que resultan más resistentes al cáncer. Así pues, es lógico que el aborto provocado aumente el riesgo, mientras que -como ya se sabía- tener hijos lo disminuye a largo plazo. En cambio, los abortos espontáneos no aumentan el riesgo, pues se producen casi siempre en una fase muy temprana del embarazo.

Brind afirma que los médicos deberían advertir del peligro a las embarazadas que quieren abortar. Otros, en particular algunos que trabajan para organizaciones de planificación familiar, han declarado que no es necesario. Alegan que el aborto es un factor de riesgo pequeño en comparación con otros. Por ejemplo, tener antecedentes en la familia multiplica por tres la probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Pero un ligero incremento del riesgo se traduce en grandes números absolutos: en Estados Unidos, el aborto puede causar unos 25.000 casos anuales de cáncer. En cualquier caso, ocultar datos no ayuda a nadie, como sostiene Newsweek (21-X96): “Si las mujeres tienen derecho a abortar, sin duda tienen derecho a conocer los riesgos”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares