Marta Salís

11.Jul.2007
El personaje que dibuja London tiene la voluntad del superhombre (de acción) nietzscheano, la veneración por la ciencia del cientifismo redentista en pleno auge por entonces, simpatías socialistas revolucionarias y desprecio por la burguesía.