Encarna Castejón

17.Oct.2001
Una crítica al concepto moderno de felicidad, que al convertirla en una meta que cada quien ha de procurarse, la hace escurridiza.