UE: evolución de las diferencias entre hombres y mujeres en empleo y salario

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 29s.

Durante los próximos meses, el Parlamento Europeo tiene previsto refundir cinco directivas para aclarar y ampliar el principio de igualdad entre hombres y mujeres en materia de empleo y ocupación. En este contexto, la Comisión Europea ha publicado recientemente el segundo “Informe sobre la igualdad entre hombres y mujeres” (2005), con datos esta vez de los 25 países que desde 2004 componen la UE.

El informe observa varias tendencias positivas en Europa, especialmente en educación y acceso al empleo. En 2003, el 58% de las mujeres tenían título de enseñanza superior; el incremento se debe a los altos índices universitarios de varios de los países recién incorporados a la UE. Y el 55,1% de las mujeres tenían empleo, de manera que la diferencia entre hombres y mujeres empleados ha bajado a 15,8 puntos porcentuales (en 1998 era de 19,5). Asimismo, las tasas de paro son semejantes: 10% mujeres, 8,3% hombres. No obstante, hay muchas más mujeres que hombres empleadas a tiempo parcial: 30,4% por 6,6%. Este es uno de los principales factores que explica la diferencia de salarios.

Según el informe, a pesar de la incorporación de los nuevos países no ha habido cambio de tendencia significativo en las diferencias salariales a favor del hombre, que se mantienen en el 15%. Tampoco ha habido muchos cambios en el porcentaje de mujeres que ocupan cargos directivos, que ha pasado del 30% en 2002 al 31% en 2003.

La lista de recomendaciones del informe está plagada de infinitivos, como suele ser habitual en este tipo de estudios. Sin embargo, los gobiernos deberían mejorar mucho más las prestaciones para el cuidado de niños, pues resulta muy expresivo que la tasa de empleo de mujeres con hijos pequeños es 13,6 puntos porcentuales más baja que las que no los tienen. Por otro lado, la edad en que las mujeres tienen su primer hijo ha subido medio año en 14 países miembros, desde 1998; ahora varía de 24 años en Lituania a más de 29 en Gran Bretaña.

Por países, Suecia, Finlandia y los países bálticos son los que tienen la menor diferencia de tasa de actividad entre hombres y mujeres (menos de 10 puntos). En cambio, en Irlanda, Luxemburgo, Italia, España, Grecia y Malta la diferencia está entre 27 puntos (Irlanda) y 40 (Malta).

Holanda es el país con mayor proporción de mujeres con empleo a tiempo parcial: 75%. Y aunque la media europea es del 30,4%, hay 14 países que no alcanzan el 20%.

En cuanto a las diferencias salariales, influye mucho la proporción de mujeres con empleo a tiempo parcial. Sin embargo, hay una diferencia mayor que la media europea en Finlandia (20%), República Checa (19%) y España (16%), a pesar de que en ningún caso llegan al 20% las mujeres empleadas a tiempo parcial. Alemania, por su parte, tiene unas diferencias salariales del 23% con un 40% de mujeres empleadas a tiempo parcial; cuando Holanda, que casi duplica esta proporción, tiene diferencias salariales por debajo del 18%.