La ONU rebaja sus previsiones demográficas

La tasa de fecundidad está reduciéndose más rápidamente de lo esperado en algunos de los países en vías de desarrollo más poblados que tienen niveles intermedios de fecundidad. Entre ellos se incluyen la India, Pakistán, Indonesia, Brasil, México, Egipto y Filipinas. En consecuencia, la División de Población de la ONU ha revisado a la baja una vez más las previsiones de crecimiento demográfico para el año 2050.

La División de Población de la ONU reunió entre los días 11 y 14 de marzo a un grupo de expertos en demografía para estudiar este cambio. Desde 1965, la tasa de fecundidad mundial ha bajado de 5 a 2,7 hijos por mujer. El grupo de “fecundidad intermedia” está formado por aquellos países cuyas tasas oscilan entre 2,1 y 5. Al tratarse de países en desarrollo con grandes poblaciones, los rápidos cambios que experimentan sus economías y sus sociedades tienen una gran repercusión en la población mundial. Los 18 países con más de 30 millones de habitantes que se encuentran en ese grupo suman el 63% de la población de los países en desarrollo, excluida China. En la India la tasa de fecundidad se ha reducido a 2,9 en las previsiones hasta el año 2005.

El estudio preparatorio del encuentro de expertos en la sede de la ONU, redactado por John Caldwell, de la Universidad Nacional de Australia, afirma que estos cambios muestran que las predicciones de población, basadas generalmente en las experiencias pasadas, están lejos de ser exactas. Así, la División de Población de la ONU -en la hipótesis intermedia de crecimiento demográfico- preveía en 1999 una población total de 9.332 millones de habitantes para el año 2050. Sin embargo, la última proyección más probable rebaja el total a 8.797 millones.

Caldwell advierte que, a pesar de todo, no hay que despreocuparse del excesivo crecimiento demográfico. En cambio, otros demógrafos consideran que ni las políticas gubernamentales ni la ayuda extranjera para planificación familiar han sido factores decisivos en la bajada de la fecundidad. El informe de Caldwell se centra en el estudio de las causas del descenso de la fecundidad en esos países. Destaca entre los motivos la bajada de la mortalidad infantil. Este indicador de desarrollo sanitario ha sido decisivo: en Brasil, por ejemplo, entre 1988 y 1999 se logró reducirla en más de un 45%. Otros factores asociados al desarrollo económico traen como consecuencia la reducción de la fecundidad: escolarización de las niñas, movimientos de población a zonas urbanas, con el consiguiente abandono de la economía agrícola de subsistencia…

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares