Francia se anota el récord europeo de fecundidad

El año pasado, Francia obtuvo los mejores resultados de natalidad desde 1981. Los 830.900 nacimientos registrados en 2006 (el 12%, de madre extranjera) sitúan la tasa de fecundidad un poco por encima de 2 hijos por mujer: a una décima del umbral de reemplazo y la más alta de Europa, con la de Irlanda. Pero esta subida no indica que las mujeres se animen antes a tener hijos ni que haya más bodas.

La fecundidad francesa viene subiendo desde hace más de un decenio, y ya en 2004 superó los 1,9 hijos por mujer. La tasa de 2006 es la más alta de los últimos treinta años, dice el Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos (INSEE) en el boletín donde ha publicado los últimos datos.

El récord se debe a las mujeres mayores de 30 años, cuya fecundidad lleva subiendo más de un decenio. En cambio, la tasa de las más jóvenes está prácticamente estancada, con pequeñas oscilaciones. Este aplazamiento de la maternidad se refleja en el paulatino aumento de la edad media de las mujeres que dan a luz: de 28,8 años en 1994 a 29,8 en 2006.

Unos números que aporta el INSEE ilustran el retraso y el reciente repunte de la maternidad. Las mujeres nacidas en 1956, que registran una descendencia media final de 2,14 hijos, a sus 35 años ya habían tenido 1,96 por cabeza. A esa edad, la generación de 1966 contaba 1,76 hijos de media, luego ha recuperado parte de su retraso y su descendencia final pasará de 2. Las mujeres nacidas en 1971 van aún más rezagadas, pues con 35 años tienen una media de 1,69 hijos, y al final de su vida fértil no llegarán a 2. De modo que la subida de la fecundidad probablemente no será duradera si las generaciones siguientes no adelantan la maternidad.

Por otro lado, el número de matrimonios celebrados el año pasado (274.400) es el más bajo desde 1995, pese a que la población en edad de casarse ha ido aumentando. El descenso es la tónica de los últimos años, con alguna excepción como 2005. En cambio, han subido los “pactos civiles de solidaridad” (PACS), figura a que se acogen principalmente parejas de hecho, pero también sirve para otras formas de convivencia de tipo no marital. Aunque el INSEE no tiene aún la estadística completa de 2006, el total de los tres primeros trimestres, 57.500 PACS está a corta distancia del registrado en 2005, que fue de 60.500. En total, desde la creación del PACS a finales de 1999, se han firmado 263.000. Pero también aumentan las disoluciones: en 2005 fueron 8.700, un 23% más que el año anterior, y en los tres primeros trimestres de 2006 se llevaban 6.800. Desde 1999 se han disuelto 33.600 PACS, el 12,8% del total.

Menos bodas y más cohabitación, con o sin PACS, indica que el alza de la fecundidad es cada vez más independiente de la nupcialidad. El INSEE no tiene aún el dato de 2006, pero en 2005 el porcentaje de nacimientos extramatrimoniales alcanzó el 48,4%.

El reciente aumento de la natalidad no va a frenar aún el envejecimiento de la población, pues las cohortes de neófitos siguen siendo más pequeñas que las del “baby boom” y la esperanza de vida aún aumenta. Los mayores de 65 años son el 16,2% (han subido algo más de un punto en diez años), mientras que la proporción de menores de 25 años ha bajado del 26% al 25%.

El crecimiento natural (nacimientos menos muertes) en 2006 se acerca a las 300.000 personas, el más alto de los últimos treinta años. Sumado un saldo migratorio positivo de 93.600 personas, resulta una población total de 63,4 millones de habitantes (incluidos 1,8 millones en los departamentos de ultramar). De modo que Francia es el segundo país más poblado de Europa, después de Alemania (82,4 millones) y sin contar Rusia.

ACEPRENSA

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares