Los jóvenes de hoy quieren familia y matrimonio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 38s.

Frente a la generación de finales de los sesenta, que levantó sus armas contra las tradiciones recibidas e hizo gala de su carácter crítico, la generación del Milenio -la de aquellos que ahora tienen en torno a 18 años- es extrañamente convencional, explica en Time Nancy Gibs, basándose en los datos del último informe del Pew Research Center. “Preguntados sobre las metas de sus vidas, el 52% dice que ser un buen padre de familia es lo más importante para ellos, seguido de tener un matrimonio feliz. El 59% piensa que el aumento de nacimientos extramatrimoniales es perjudicial para la sociedad. Y mientras que son más tolerantes que las generaciones anteriores, tienden más a rechazar que a apoyar la cohabitación”.

Aunque estas afirmaciones pueden resultar sorprendentes, parece que no existe apenas “brecha generacional” entre los pertenecientes a la generación del milenio y sus padres. Niños y padres siguen, según Gibs, los mismos patrones de comportamiento, aunque “son menos luchadores que las generaciones anteriores”. Es sintomático que los jóvenes de ahora consideren que los valores morales de las personas mayores son generalmente mejores que los suyos.

En cuestiones religiosas, las nuevas generaciones no siente atracción por las “religiones oficiales”, pero ello no significa que rechacen la espiritualidad. Por el contrario, “son tan espirituales y tan propensos a creer en los milagros, en los ángeles y en el cielo como las generaciones anteriores. Rezan tanto como sus mayores. Parecen que no han perdido tanto la fe en Dios como la fe en las instituciones”.

Según el diagnóstico de Gibs, es una generación conformista y radicalmente optimista. No es de extrañar que el 41% de los jóvenes norteamericanos estén satisfechos de su situación y que, aunque un tercio considera que no gana lo suficiente para llevar la vida que desea, el 88% piensa que algún día mejorará su suerte.