Francia: el mecenazgo empresarial da prioridad a la cultura

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 45s.

Cuando el dinero escasea, las empresas estudian con más cuidado a qué dedican su presupuesto para mecenazgo. En Francia, según el último sondeo bienal de la Unión de Anunciantes (UDA), las empresas han reducido notablemente sus actividades de patrocinio a causa de la crisis, y han dado prioridad a la cultura.

En conjunto, las empresas apadrinan hasta diez tipos de actividades. En los 310 cuestionarios que recopiló la UDA, la cultura aparece como beneficiaria en el 60% de los casos, por encima del 56,5% que obtuvo en 1992; se señala el deporte en el 56% de los informes (60,5% en 1992). A bastante distancia aparecen las causas humanitarias, con el 34% (33% en 1992) y el sector audiovisual (33% frente al 36% anterior). Después, la sanidad y la investigación médica (26% frente al 23% anterior), la educación-formación (26% contra el 22%), el medio ambiente (20% contra el 15%), el patrimonio (19% contra 18%), las ciencias o la técnica (14% frente al 11%) y las hazañas o aventuras (8% frente al 13%).

El informe de la UDA revela también que el 67% de las empresas estiman que la crisis económica ha influido en sus política de mecenazgo. Por primera vez desde que se realizaron las primeras encuestas -hace diez años-, el porcentaje de empresas que prevén acciones de patrocinio en el futuro es menor que las que hasta ahora se realizan.

Los expertos piensan que podría hablarse de “dos tipos de mecenazgo”. Por un lado, el de empresas que han sabido amoldarse a la recesión económica sin olvidar el patrocinio; y por otro, las que actúan a golpe de campañas en los medios de comunicación -con el interés principal de dar buena imagen, pero con poca eficacia real-.

Un ejemplo de estos efectos de la recesión es la Fundación del grupo petrolero Elf Aquitaine, creada en 1990. La Fundación Elf ha reducido en más de la mitad sus recursos financieros destinados al patrocinio: de 50 a 20 millones de francos anuales. Pues su nuevo presidente, llegado en octubre de 1993, ha querido restaurar la salud económica de la compañía con una cura de austeridad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares