El mensaje provida de los católicos y las armas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 27s.

Desde los asesinatos del pasado diciembre en la escuela de Newtown, Connecticut, destacados grupos religiosos de Estados Unidos, como los obispos católicos y una coalición de representantes de diversas religiones, han pedido endurecer las leyes del país respecto al control de armas.

Sin embargo, como recuerda Robert P. Jones en el Washington Post, no todos los grupos religiosos tienen la misma opinión respecto al tema del control de armas. Los que están a favor de leyes más estrictas de control de armas son: los religiosos no afiliados (en un 60 %), los protestantes minoritarios como los afroamericanos (69 %), y los católicos (62 %). Por el contrario, entre los que se oponen a leyes más estrictas de control de armas están los blancos protestantes de las confesiones mayoritarias (53 %) y los blancos protestantes evangélicos ( 61%). Estos datos provienen de una encuesta llevada a cabo después del tiroteo en un cine de Colorado el verano pasado; antes de la tragedia de Newtown.

Aproximadamente el 80% de los blancos protestantes evangélicos y el 77% de los católicos dicen que defienden el mensaje provida. Sin embargo, los católicos son mucho más propensos a conectar su identidad provida con la idea del control de las armas.

La postura a favor del control de armas como un valor provida es un asunto más natural para los católicos, gracias a una costumbre histórica de extender la defensa de la vida respecto del aborto, hasta una variedad de temas como la oposición a la pena de muerte y la eutanasia, a las políticas económicas que amenazan el sustento de los pobres, y a la violencia de las armas. Ya en 1975 los obispos católicos se pronunciaron a favor del control e incluso de la eliminación de armas de fuego, considerándolas una amenaza para la vida. Con motivo de la situación actual, los obispos católicos han emitido un comunicado declarando que las armas son demasiado fáciles de adquirir y que es hora de que la nación renueve una cultura de la vida.

Entre los blancos protestantes evangélicos el valor provida tiene connotaciones distintas. En relación al control de armas como un aspecto provida, la cuestión suena mucho menos natural para los oídos evangélicos.

Las diferencias culturales y geográficas también representan gran parte de la brecha entre estos dos grupos religiosos. En comparación con los blancos protestantes evangélicos, los católicos viven en un contexto más urbano, donde las armas y la caza no son parte de la vida cotidiana. Menos de un tercio de los católicos (32%) viven en una casa donde hay un arma, porcentaje que entre los evangélicos blancos sube hasta el 59%.

Por último, los católicos son mucho más propensos que los protestantes evangélicos a buscar soluciones institucionales en vez de individuales a los problemas sociales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares