California: sociedades anónimas con fines altruistas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 18s.

En California se plantean crear un nuevo tipo de sociedades anónimas, que permitan a las empresas con ánimo de lucro tener fines también ecológicos y humanitarios.

El artículo de Armand Hatchuel, profesor de la Escuela de Minas, explica una iniciativa jurídica del Estado de California, siempre pionero. Sin la sociedad anónima, no hubiera sido posible el desarrollo económico del mundo occidental. Pero, en tiempos de crisis, pasan a primer plano algunos efectos negativos de esta fórmula jurídica: el cortoplacismo, la asunción de riesgos excesivos, la desestabilización del trabajo, etc.

Para superar ese riesgo y promover políticas “verdes” (éticas), en California podría aprobarse una ley (Senate Bill 201) que crea un nuevo tipo de sociedades anónimas: las flexible purpose corporations (FPC). Sus fines no serían solo lucrativos, sino también ecológicos y humanitarios. El proyecto ha sido diseñado por juristas especializados en responsabilidad medioambiental, finanzas éticas y organizaciones sociales. Intentan superar la contradicción entre las causas que apoyan y la creciente importancia concedida por los tribunales a los códigos de buen gobierno, que subrayan las obligaciones de los directivos respectos de los accionistas (fiduciary duties).

Esos criterios harían imposible, por ejemplo, optar por la energía solar, más cara; o instalar talleres en zonas urbanas desfavorecidas, con una productividad menor; o reducir beneficios en vez de proceder a despidos. La nueva figura –aprobada ya en comisión– resolvería esas contradicciones y concedería protección jurídica a los empresarios.