Cataluña regula la convivencia que no constituye matrimonio ni pareja de hecho

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En Cataluña se acaba de promulgar una ley que regula las situaciones de convivencia que no constituyen matrimonio ni “pareja estable”. La ley no se aplica a las parejas de hecho, sino a aquellas personas que, sin formar un núcleo familiar, comparten una misma vivienda. Pueden estar unidas por vínculos de parentesco sin límite de grado o de simple amistad o compañerismo. Incluso pueden ser hermanos, pero no ascendientes-descendientes.

En cualquier caso, se trata de un grupo de personas, nunca mayor de cuatro -salvo que haya parentesco-, que ponen en común elementos patrimoniales y trabajo doméstico con voluntad de ayuda mutua y permanencia.

La ley va dirigida principalmente a personas mayores que intentan poner remedio a sus dificultades económicas y sociales. Con esta regulación legal pueden llegar a una solución que les evite el aislamiento, bien sea en la propia vivienda o en instituciones geriátricas.

El régimen de convivencia se pacta libremente entre los titulares. Se puede hacer verbalmente o por escrito, aunque es más prudente acudir al notario. Para el momento de la extinción se establecen claras ventajas: uso de la vivienda, compensación en función del trabajo realizado, pensiones alimenticias. A efectos del impuesto de sucesiones y donaciones, los inquilinos son considerados como si fueran hermanos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares