La clase media en África crece muy lentamente

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 21s.

Según varios estudios que recoge The Economist, la clase media africana crece con demasiada lentitud. Mientras que en la última década la economía ha crecido a un ritmo del 5% anual, el número de personas con ingresos medios sigue siendo minoritario. La razón es que la desigualdad ha aumentado con respecto a comienzos de siglo.

De acuerdo con los datos recogidos en WolframAlpha, el continente africano obtenía en 2012 un 0,42 en el coeficiente de Gini (siendo 0 la distribución de ingresos más igualitaria y 1 la más desigual). Los países con un valor más elevado se concentraban en el sur: Sudáfrica, Namibia, Botswana y Zambia. En el lado opuesto del ranking estaban Egipto (entre las 30 naciones del mundo con una puntuación más baja), Níger, Mali y Burundi.

No obstante, los países más desiguales no son siempre aquellos que tienen una mayor proporción de sus habitantes bajo el umbral de pobreza. Según datos del Banco Mundial, en Botswana, uno de los Estados con un coeficiente de Gini más elevado, solo hay un 20% de la población pobre –de acuerdo a la definición nacional de pobreza–, mientras que en Niger, donde la distribución de la riqueza es más igualitaria que la media, casi la mitad de los habitantes se encuentra en esta situación.

El número total de los que viven con menos de dos dólares al día en el continente africano está en lento retroceso, aunque sigue siendo muy alto (casi 390 millones en 2012). Una razón para que la proporción haya disminuido tan poco a pesar del crecimiento del PIB es que el punto de partida era muy bajo: en 2011, los ingresos medios de una persona en el segmento de la “extrema pobreza” eran de 0,98 $ por día en el conjunto del mundo, pero solo 0,74 $ en África. Aquí, muchos han conseguido abandonar esta categoría, pero siguen siendo pobres.

Otra razón es la concentración de la riqueza en manos de unos pocos muy ricos. Según un informe de New World Wealth, el número de millonarios (con una fortuna valorada en más de un millón de dólares, sin contar con las propiedades inmobiliarias) ha aumentado un 145% en África desde comienzos de siglo. Ya son cerca de 160.000, concentrados sobre todo en Sudáfrica (más de un cuarto del total), Egipto y Nigeria.

Mientras, la clase media apenas crece: del 4,4% en 2004 al 6,2% en 2014. Algunos de los países con más millonarios tienen también los mayores porcentajes de clase media, como Sudáfrica (35%) o Nigeria (18%). Sudáfrica destaca por encima del resto, y es un ejemplo de cómo un valor alto en el coeficiente Gini no significa lo mismo en todos los países.