SUPERHOT

DATOS DEL VIDEOJUEGO

Género: “shooter” en primera persona.
Plataformas: Windows, OS X, Xbox One (próximamente).
Desarrollador y distribuidor: SUPERHOT Team.
Edad recomendada: 12.
Contenidos: violencia no realista.
Idioma: inglés (español próximamente).
Precio: 22,99 €.
Web oficial

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ofrecer una propuesta diferente al belicismo de los shooters más vendidos parecía imposible; más aún tener cierta repercusión con ella. Un estudio polaco lo ha conseguido alterando un elemento clave: el tiempo.

Al estilo de Matrix o Max Payne, el protagonista ralentiza el entorno para sobrevivir a los ataques moviéndose más deprisa que sus enemigos. Por defecto, la acción sucede a cámara lenta y la velocidad aumenta cuando se mantiene pulsada una dirección.

Moverse lateralmente permite esquivar la trayectoria de las balas, que se dibuja nítidamente en el aire. Afortunadamente, las acciones de apuntar y disparar quedan libres del influjo temporal para dar más margen al jugador. También se permite golpear, incluso con objetos resaltados del escenario o lanzando el arma equipada, y usar instrumentos para el cuerpo a cuerpo.

La puesta en escena es otra razón que lo diferencia de la competencia. Mientras que en un título de corte realista su violencia resultaría cruda, aquí se opta por una representación abstracta: los escenarios son de un blanco aséptico y los objetos y enemigos son formaciones de cristal coloreado que se rompen con los impactos. El resultado de una refriega es tan estético, con esquirlas que flotan reflejando la luz, como práctico, porque el juego de colores hace comprensible el caos. Todo con la fluidez y los moderados requisitos técnicos que su ausencia de realismo permite.

Pese a la ventaja táctica, intervienen más reglas que aumentan el desafío. Para empezar, tanto el protagonista como sus rivales no soportan más de un impacto de bala en cualquier parte del cuerpo. Si se trata de golpes, el jugador solo encajará uno. Por otra parte, están las armas, que se desgastan con el uso o no indican las balas restantes en el caso de las de fuego. También hay que calcular cada disparo porque, dada la alteración temporal, la trayectoria debe concordar con la futura posición del enemigo. Y finalmente está el tercer acto del juego, que introduce una arriesgada mecánica.

Las restricciones obligan a actuar con calma, planificando cada estrategia con cuidado. En este sentido, los niveles pueden considerarse como puzles porque toca dar con su solución usando un número limitado de recursos. Al superar cada uno de ellos, se recompensa al jugador con una impactante coreografía: la repetición en tiempo real de sus acciones. Para presumir de hazañas, se puede almacenar la parte deseada de las repeticiones, sean ralentizadas o a tiempo real, en una web comunitaria.

Sorprendentemente, la singularidad de SUPERHOT se extiende a su narrativa: su guión implica al jugador y mezcla realidad con ficción. Si bien su duración no es elevada, el relato se extiende lo necesario, y una vez completado, se ofrecen desafíos extra para alargar la experiencia.

Tanto los aficionados al género como los no iniciados en él tienen en este título una propuesta a tener en cuenta por la calidad de sus retos, su buen acabado y sus innovadores contenidos. Fomenta la perseverancia, la paciencia y la planificación.