Costume Quest 2

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Género: aventura, RPG por turnos.
Plataformas: Windows, OS X, Linux, Xbox One, Xbox 360, Wii U, PS3, PS4 (en PSN USA).
Desarrollador: Double Fine.
Distribuidor: Midnight City.
PEGI: 7.
Contenidos: violencia caricaturizada.
Idioma: español.
Precio: 15 €.
Web oficial

Más de cuatro años ha tardado la secuela de uno de los juegos más originales y queridos de Tim Schafer, padre de míticas aventuras gráficas de finales del siglo XX. Esta nueva entrega parte del final de Costume Quest y de su expansión, Grubbins on Ice, para crear una trama autoconclusiva que acoge a los neófitos y homenajea a sus seguidores.

El argumento mezcla bromas de corte blanco con guiños para adultos y homenajes a la cultura popular. De nuevo con Halloween como telón de fondo, el peso recae ahora en los viajes temporales. Los gemelos Reynold y Wren presencian cómo el Dr. Orel White, un dentista que odia esta fiesta, altera la realidad y deben viajar por distintas épocas para evitar una futura distopía en la que tanto caramelos como disfraces estén perseguidos. Si bien el desarrollo del guión es convencional, mantiene el interés y sorprende por su coherencia y detallismo. Los fans además disfrutarán de vueltas de tuerca para personajes y criaturas del original que tienen que adaptarse.

La fórmula de juego se mantiene con pocos pero agradecidos cambios. En la parte de aventura, lo menos frecuente, los niños recorren escenarios con cámaras fijas para cumplir misiones, resolver pequeños puzles con objetos recopilados, y llamar a las puertas de las casas. Al demandar truco o trato pueden conseguir caramelos, la moneda del juego para adquirir mejoras o pagar por servicios, o entrar en combate con un monstruo. También hay luchas aleatorios por las localizaciones y jefes finales llegado cierto punto de la trama.

Al pelear se adopta una estructura de videojuego de rol (RPG) por turnos con los héroes en la parte izquierda y los malos en la derecha. Las acciones a realizar requieren un tiempo de carga y planificar sencillas estrategias de gestión. También se pueden usar cartas coleccionables, un añadido opcional, que actúan a modo de magias limitadas. Se gana derrotando al enemigo con al menos un héroe vivo, aunque en ocasiones también se puede huir.

El elemento diferenciador de las luchas es el humor: la realidad se exagera porque los personajes son gigantes, los monstruos se tornan más horribles y los niños adquieren la apariencia y poderes de los motivos de sus disfraces (como un dinosaurio o un mago). Precisamente los disfraces son uno de los principales atractivos y se pueden mejorar y recopilar a lo largo del periplo.

Haciendo caso a las sugerencias del público se han añadido dos mejoras importantes: los puntos de guardado manuales son más frecuentes que en el original, y hay una serie de mapas (de compra opcional) para facilitar el recuento de casas visitadas. El control se mantiene a prueba de edades y la duración es la apropiada: no hay relleno.

Como pequeño proyecto, sorprende la esmerada adaptación realizada a cada plataforma para explotar sus capacidades con fluidez. Artísticamente destacan los inspirados diseños del futuro distópico y de los disfraces, así como la variada banda sonora que da personalidad a las estancias con ritmos pegadizos. Por contra, se podrían mejorar la traducción de los diálogos y los rótulos aunque no impidan el disfrute del relato.

En conjunto: una secuela digna que mejora las mecánicas del original, mantiene su humor blanco y dura lo necesario. Recomendable para usuarios que busquen un videojuego de rol asequible con ayudas, un sencillo control y homenajes a las cómicas aventuras de antaño. Potencia la resolución de problemas lógicos y la comprensión lectora.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares