Situación religiosa en los países del Este

Guillermo Gutiérrez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sociedad de Educación Atenas. Madrid (1996). 310 págs. 2.250 ptas.

El autor de este libro ha pretendido presentar un panorama desde la perspectiva religiosa de los países que hasta 1989 formaban el bloque comunista europeo. Divide la obra en diez capítulos en los que habla de la perestroika rusa y sus repercusiones en Ucrania, Polonia, Checoslovaquia, los países Bálticos, Rumania, Bulgaria, Hungría, Albania y Alemania. En casi todos los capítulos da una pincelada histórica que enmarca los acontecimientos que entre 1989 y 1991 supusieron el fin de la utopía comunista en los mencionados países. Después, o simultáneamente, aborda la situación religiosa: unas veces, acudiendo a las opiniones de otros autores y a datos estadísticos más o menos fiables; otras, aprovechando entrevistas que el autor mismo ha hecho a algunas personalidades eclesiásticas, como el cardenal Vlk de Praga.

Hay que alabar el esfuerzo realizado por el jesuita Guillermo Gutiérrez para acercar los países del Este europeo a los lectores castellanohablantes, ya que la información que éstos tienen de esos países, salvo los artículos periodísticos, son casi siempre traducciones del inglés, del francés o del alemán. Dicho esto, que es lo principal, cabe resaltar tres pegas de menor consideración.

En primer lugar, una cuestión metodológica. La mezcla de citas y de experiencia viajera del autor no siempre resulta convincente: unas veces, porque se nota que sus viajes no han sido lo suficientemente frecuentes como para que le hayan dado una información de primera mano; y otras, porque la bibliografía que utiliza es casi exclusivamente alemana, con lo que Gutiérrez limita mucho su capacidad crítica. Por ejemplo, sus observaciones sobre Polonia se han quedado ya bastante anticuadas por lo que se refiere a la picaresca, los taxistas y la moneda nacional (el zloty).

En segundo lugar, sorprende el tratamiento excesivamente breve que da a Bulgaria. Finalmente, resulta chocante la versión castellana que Gutiérrez hace de algunos nombres eslavos.

José Grau

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares