Repensar la ciencia

Natalia López Moratalla

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EIUNSA. Madrid (2006). 194 págs. 12 €.

Los intentos de manipulación de la vida humana, signo del poder tiránico de una técnica sin norte, explican por sí solos la necesidad de repensar la ciencia. A esa ardua tarea dedica su atención en este ensayo la Dra. López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, convencida de que la biología humana puede dejarnos ver que el hombre no es un mero producto de la naturaleza.

Y es que en medio del clima escéptico y relativista que hoy domina en los ambientes científicos, se echan cada vez más en falta pensadores originales capaces de enfocar: de ver la realidad y saber mirarla. Hombres y mujeres como los que dejaron su huella en el pensamiento de la autora de este libro que, en alguna medida, es también un sentido homenaje a todos ellos. Científicos, como Bohr, Krebs, Einstein, Watson, Crick… y filósofos, como Aristóteles, Santo Tomás o Popper, sin olvidar a maestros e inspiradores de su labor como investigadora, como José Mª Albareda, Esteban Santiago, Leonardo Polo y tantos otros, de cuya mano aprendió esta científica a comprender la naturaleza y a descubrir en ese aprendizaje la dimensión ética. De ellos aprendió también que para ser biólogo hay que tener tanto la mirada del científico como la del filósofo de la vida.

El libro está estructurado en dos partes. La ambición de comprender el mundo natural y de dar razón de él aparece como un telón de fondo de la primera parte, bajo el título “Pensar la ciencia”. En la segunda parte (“Repensar la ciencia”), el lector es colocado frente a lo que la autora considera uno de nuestros mayores anhelos en la actualidad: el de encontrarle al conocimiento científico y a la técnica que le acompaña el sitio que le es propio.

Allí ofrece respuestas claras, nunca dogmáticas, con las que -pienso yo- consigue un importante objetivo: “… liberar la verdad científica, acerca de la vida y acerca del hombre, del encierro en los reducidos y estrechos márgenes de los hechos empíricos aislados y sin significado”.

El camino que sigue la Dra. López Moratalla en su búsqueda de los “porqués” que más importan, se convierte para el lector en un apasionante viaje en el que se van abordando con audacia las grandes cuestiones relacionadas con el significado de la vida, el hecho biológico y, de modo especial, aquellas que se refieren a la peculiar biología del cuerpo humano. El foco de atención permanente es el intento de comprender cómo se constituye esa unidad de elementos materiales que permiten al ser vivo más simple tener un proyecto intrínseco: vivir y transmitir la vida.

Un camino, en fin, en el que se descubre cómo la realidad natural revela a los ojos del hombre una increíble fuerza creativa y de adaptación a un mundo cambiante y fecundo.

Octavio Rico