Pero ¿esto es arte?

TÍTULO ORIGINALBut Is It Art?

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cátedra. Madrid (2003). 243 págs. 15 €. Traducción: María Cóndor Orduña.

Una vaca pasta ajena a las miradas que recibe porque sobre su piel de material plástico se han representado líneas y colores imposibles. Encima de ella, el título del libro cuestiona su identidad: Pero ¿esto es arte? Bajo sus pezuñas, un texto dirigido a un conjunto muy amplio de lectores que quieran hacerse con un mapa de carreteras de alta calidad para poder recorrer el país Arte Hoy. Todo en este libro está pensado para facilitar ese acceso: el título y su imagen correspondiente en la sobrecubierta de una tapa dura, la cercanía de los ejemplos incluidos, todos ilustrados, la escasez de libros aludidos, el estilo suelto y resuelto, en fin, su brevedad y su estructura. Y, no obstante, es un libro muy serio que avisa de ello desde su subtítulo: Una introducción a la teoría del arte.

Cuando la transgresión, el escándalo, ocupan uno de los centros del interés artístico resulta tan obligatorio saber quiénes son Damien Hirst, Andrés Serrano y los hermanos Chapman como sabemos quiénes eran Matisse, Derain y Vlaminck -sin que la comparación pretenda marcar más que unos referentes en distintos periodos para basar sobre ellos un discurso-. A ellos se les dedica el espectacular primer capítulo, en el que se cotejan sobre esos y otros ejemplos las distintas teorías del arte que ha habido, no todas ellas dedicadas a buscar un ideal de belleza. Una vez superado este capítulo, los siguientes se dedican a los artistas que no tienen nombre (oh, crueldad, sus nombres no nos dirán nada y no es necesario que los aprendamos), los que hacen algo que antes llamábamos artesanía y que ahora encontramos en ocasiones en los grandes museos y paulatinamente en los museos específicos para ellos.

El papel de los museos es, también importante y cambiante hoy, y por tanto merece un análisis su condición de factor de gusto. A continuación se revisa la idea de genio y de género, tan influyente esta última en los cambios teóricos de un tiempo a esta parte. Finalmente, qué interpretaciones caben de una obra y cómo han cambiado las nuevas tecnologías el acceso al arte son los temas de los dos últimos capítulos. Siete temas que estructuran un discurso escrito por una crítica de arte estadounidense e independiente, tres condiciones que tengo por garantía de lectura agradecida.

José Ignacio Gómez Álvarez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares