La pareja rota

Luis Rojas Marcos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espasa Calpe. Madrid (1994). 175 págs. 1.400 ptas.

Este libro intenta descubrir las circunstancias, los efectos y la superación de la ruptura matrimonial. Rojas Marcos se apoya en su práctica clínica de la psiquiatría, en las experiencias de algunas parejas en crisis y en su propia situación de divorciado. El autor, director de los servicios de salud mental de Nueva York, trata de presentar a los protagonistas de la pareja rota dentro del conjunto de normas, costumbres y valores que, a su modo de ver, configuran el ambiente cultural en que vivimos.

Dedica un primer capítulo a la familia como “el medio singular donde se establecen las relaciones más íntimas, generosas, seguras y duraderas”, como el “centro insustituible de amor, apoyo, seguridad y comprensión”. No obstante, para el autor todo cabe en “las nuevas formas de relación familiar”, desde las parejas que habitan juntas sin casarse hasta los “segundos matrimonios de divorciados que agrupan a hijos de orígenes distintos”.

Desde una perspectiva psicosocial, Rojas Marcos aporta datos y hace observaciones interesantes acerca de “la buena madre” (capítulo 2), del “hambre del padre” (cap. 3) que sufren muchos hijos -sobre todo, en familias rotas-, del “poder de nuestros niños” (cap. 4), de la decisión de romper (cap. 7), etc. Afirma, por ejemplo, que “la ruptura de la pareja es una de las experiencias más traumáticas, amargas y penosas que pueden sufrir los seres humanos”.

El autor concreta, en el que se va y en el que se queda, los detalles que les harán sufrir; las enfermedades a las que tienen una mayor predisposición; los sufrimientos derivados de su relación con “los testigos más cercanos: los hijos” (cap. 10) y con “otros actores: padres, hermanos, amigos, abogados y jueces” (cap. 11).

Describe bien las circunstancias y los efectos de la ruptura. Pero no acierta en la superación. En la solución por vía de nuevas uniones (cap. 14) quiere ser optimista con afirmaciones indemostradas, no confirmadas por la experiencia de tantas parejas rotas y en contradicción con lo que escribe el propio autor en páginas anteriores.

Sus mejores aportaciones, de tipo psicosocial, podrían servir para llegar a conclusiones bien distintas: para ofrecer soluciones reales, a ser posible mucho antes de que la ruptura se produzca. Así, coincidiendo con el título del capítulo 12, el libro puede dejar a muchos lectores en “confusión y soledad”.

Oliveros F. Otero

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares