La Iglesia y el arte

Juan Plazaola

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

BAC. Madrid (2001). 121 págs. 1.300 ptas.

El autor es un conocido especialista en estética e historia del arte cristiano. Sus obras El arte sacro actual (1965), Introducción a la estética (1971) e Historia y sentido del arte cristiano (1996) son consideradas como clásicas en su género. Ahora afronta las relaciones históricas entre el arte y la Iglesia en un breve ensayo, publicado simultaneamente en Francia, Italia y España.

El propósito inicial es presentar el cristianismo como una religión artística. A lo largo de los siglos, el mensaje cristiano se ha materializado en numerosos logros: no solo en el ámbito de la ciencia y el pensamiento, sino también en el arte. Así, Plazaola describe la presencia del arte en el cristianismo desde los orígenes, en los primeros lugares de culto y en las más primitivas imágenes sagradas de capillas y catacumbas.

El siguiente apartado (“Breve historia de la arquitectura cristiana”) recorre los diversos estilos en que ha construido la Iglesia: las primeras basílicas paleocristianas y el arte bizantino, las iglesias románicas y las catedrales góticas, el renacimiento, el barroco y el rococó, los modernismos y las últimas construcciones en hierro y hormigón.

Después, con “Evolución histórica de la imagen sagrada”, Plazaola revisa la imaginería religiosa cristiana. Describe con detalle los símbolos que aparecen ya en las catacumbas; los iconos y la disputa con los iconoclastas; el hieratismo románico y el naturalismo gótico; el color en muros, códices y vidrieras, así como la elegancia renacentista y la apología teatral de la Contrarreforma. Acabará hablando de la “crisis de la imagen sagrada en la era contemporánea”, pues -en su opinión- se cae ahora en una excesiva abstracción al representar la divinidad. Propone el autor un equilibrio entre lo material y lo espiritual en el arte, consecuencia directa de la doctrina de la Encarnación de Jesucristo. El Dios hecho hombre asume la materia y la eleva. Así deberá hacer también el arte. De este modo se evitarán los extremos del puritanismo y de la iconoclasia, de la idolatría o del sensualismo, así como la tentación de suprimir el problema renunciando a representar la divinidad.

De esta manera se ponen de manifiesto las relaciones entre la Iglesia y los artistas, que no siempre fueron amistosas, aunque tampoco debieron de ser muy malas, a juzgar por los resultados obtenidos, también en la actualidad.

El autor concluye mirando al futuro y recordando el llamamiento lanzado por Juan Pablo II en 1999: la Iglesia necesita de los artistas, y viceversa.

Pablo Blanco

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares