La educación personalizada en la Universidad

La educación personalizada en la Universidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

(Tratado de Educación Personalizada, vol. 27)Víctor García Hoz (director)Rialp. Madrid (1996). 598 págs. 4.500 ptas.

Con este volumen queda completa la magna empresa del Tratado de Educación Personalizada (treinta y tres tomos en total), a la que el profesor Víctor García Hoz se ha dedicado en los últimos años. Precedidos por un amplio estudio suyo, reúne aquí trabajos de trece especialistas sobre aspectos claves de la enseñanza superior: la historia de la institución universitaria, su autonomía, la masificación, el asesoramiento académico personalizado, la evaluación, la extensión cultural universitaria, etc.

En una obra tan ambiciosa por la variedad de perspectivas y de temas, hay un elemento que destaca claramente: la concepción de la Universidad como un ámbito de búsqueda de la verdad en libertad. Se trata de una perspectiva interesante, a la vista de los actuales intentos de convertir la enseñanza superior en un especialismo estrecho, guiado por el criterio pragmático de quien sólo ve en ella un pasaporte para ingresar en el mercado de trabajo.

Como queda claro en el trabajo del Prof. Ponz sobre el espíritu universitario, el servicio a la verdad y al hombre ha de ser el criterio único del trabajo en la Universidad. La Universidad está llamada a ser un catalizador de humanismo en el propio seno de las relaciones sociales, políticas y económicas. Dentro de los aspectos de la formación universitaria, tema de los estudios de los profesores Forment y Del Barco, el cultivo de las Humanidades es un necesario contrapeso frente a las tendencias deshumanizantes de nuestro ámbito sociocultural.

Ahora bien, si la Universidad pretende ejercer esta función crítica, es preciso que no caiga en una sujeción servil a las leyes del mercado. Para evitarlo, hace falta que la “autonomía universitaria” sea algo más que una mera situación administrativa. Hablar de autonomía universitaria es hablar de un “estilo” de pensamiento, de una manera de conducirse que podríamos caracterizar también como “amplitud de miras”, algo esencial al espíritu universitario.

La autonomía universitaria es, en fin, la condición de posibilidad de que la vida académica pueda ejercer una función propulsora de cambios sociales y culturales en orden a una civilización más digna del hombre. Este libro ayuda a pensar cómo favorecer la educación personalizada en una Universidad que padece el fenómeno de la masificación.

José María Barrio Maestre