md15074682742

Familia, Educación y Sociedad: una aproximación interdisciplinar

Sanz y Torrez.

Madrid (2014).

213 págs.

14,25 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si la investigación científica actual es fruto del trabajo en equipo, este libro es una buena muestra de ello. Nueve profesores de universidades públicas y privadas de España, Italia y Perú han aunado esfuerzos para presentar al lector la relación entre familia, educación y sociedad desde una perspectiva interdisciplinar: histórica, sociológica, antropológica, relacional, afectiva y tecnológica.

Desde el punto de vista histórico, las colaboraciones ponen de manifiesto que la familia grecorromana, paleocristiana y renacentista poseen cierta continuidad, pero más diferencias que puntos en común. Para los griegos su identidad se basó en los vínculos legítimos de la sangre y la educación de los varones evolucionó positivamente hasta el helenismo. En Roma, la familia se enraizó en la figura del pater familias; la mujer romana, a diferencia de la griega, tuvo más autonomía fuera del hogar. Con el cristianismo aparece el carácter sacramental del matrimonio y las escuelas catequéticas. Si durante la Edad Media la familia se sustentaba en el linaje y el parentesco extenso, el Renacimiento alumbró la unión formada por cónyuges e hijos, comunidad educativa para conocer la verdad y adquirir la virtud. Salvo excepciones, las mujeres siguieron siendo minusvaloradas, aunque su nivel de alfabetización creció.

En la actualidad se pone especial énfasis en las diferencias, debido al multiculturalismo y la emigración; la alteridad social encuentra su primera dimensión en la familia. Para evitar que tanto las relaciones sociales como familiares se basen en un humanismo débil y una ética neutra, es preciso partir de un personalismo relacional.

La familia no es mera sociología o funcionalismo; se basa en la naturaleza de las personas que la componen y en sus relaciones: aceptación del otro, servicio y amor personal.

Desde el punto de vista de la educación emocional, la armonía entre los cónyuges es la base del equilibrio afectivo de los hijos y exige compatibilizar la fortaleza con la acogida.

La realidad de la familia es compleja y el análisis meramente sociológico o psicológico no son suficientes para captar su todo integrado; para educar se necesita una constante reflexión sobre la acción práctica y la experiencia a fin de conseguir una pedagogía tendencialmente perfectiva.

Las tecnologías de información y comunicación (TIC) son el escenario de la socialización del siglo XXI. Adolescentes y jóvenes se sienten muy atraídos por las redes sociales que afirman su personalidad y pertenencia grupal, además de facilitar la interacción sin límite espacio-temporal. Ante las TIC interesa ser capaz de pensar crítica y éticamente en un contexto con potenciales amenazas, no solo por los contenidos, sino por la vulneración con frecuencia involuntaria del derecho a la privacidad.

El libro es una propuesta sugerente para madres, padres, profesores y estudiantes de Ciencias de la Educación.