España: 1808-1996. El desafío de la modernidad

Juan Pablo Fusi y Jordi Palafox

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espasa Calpe. Madrid (1997). 465 págs. 3.200 ptas.

Juan Pablo Fusi y Jordi Palafox, catedráticos de Historia Contemporánea (Universidad Complutense) e Historia e Instituciones Económicas (Universidad de Valencia), respectivamente, presentan una síntesis interpretativa de la historia española de los dos últimos siglos: la historia política y cultural, por un lado, y la económica y social, por otro. En estos dos grandes ámbitos se centran alternativamente los diversos capítulos, articulados en cinco grandes etapas: la revolución liberal durante los dos primeros tercios de la pasada centuria, la restauración y el reinado de Alfonso XIII, la república y la guerra civil, el franquismo y la democracia.

El hilo conductor de la interpretación lo constituye el rechazo de la imagen de España como país excepcional, imagen asociada muchas veces a la idea de fracaso. Frente a ella, Fusi y Palafox ofrecen una visión más positiva de España como “país normal”, que, junto a los reveses, presenta formas de vida modernas equiparables a las de otros países europeos. Piensan los autores que la historia española pudo haber discurrido de otro modo: tesis compatible, sin embargo, con cierto deje determinista contenido en la afirmación de que la dictadura de Primo de Rivera, el “hecho más determinante de la historia española del siglo XX”, trajo la República, y ésta, la guerra civil (p. 192): ¿no pudo haber sido de otra forma?

Dicha línea argumental resulta a veces poco convincente a la vista de la escasez de alusiones comparativas a lo sucedido en otros países de nuestro entorno europeo, alusiones más abundantes ciertamente en los capítulos dedicados a la historia económica; de la relativa abundancia de referencias, no siempre optimistas, a la especificidad española en cuanto al caótico proceso de construcción del régimen constitucional y al retraso económico; y a la vista finalmente de los hechos excepcionales en el mundo occidental y específicamente españoles (el más evidente, la guerra civil del s. XX que, esta sí, trajo la dictadura franquista).

El texto está escrito en un estilo brillante, a pinceladas rápidas, propio de una síntesis. Como contrapartida, deja a veces cosas sin explicar -por ejemplo, la renuncia de María Cristina en 1840- o sugiere valoraciones que merecerían más discusión.

La mejor aportación de Fusi y Palafox reside en el estudio de los procesos de construcción de un Estado eficaz y liberal y de una economía próspera y estable. Procesos ambos en los que se materializa la respuesta española -en ocasiones, normal, en otras, excepcional, pero siempre peculiar- al “desafío de la modernidad”, que se resume en construcción de una democracia parlamentaria e industrialización. Una evolución normal que ha llevado de la bancarrota y el hundimiento de la monarquía de Carlos IV a comienzos del XIX a la integración en la Unión Europea, en una época que mira el futuro con optimismo.

Marta Onandía

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares