Conversaciones con Kafka

Destino.
Barcelona (1997).
350 págs.
2.950 ptas.
Traducción: Rosa Sala.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Este libro es un monumento a la personalidad de Franz Kafka. Su autor, Gustav Janouch (1903-1968), contaba sólo 19 años cuando conoció al escritor de La metamorfosis. Los cuatro años que duró su relación -hasta la muerte de Kafka, en 1924- le marcaron tanto que desde el primer momento anotó muchas de las conversaciones que mantuvo con el escritor. La edición definitiva fue publicada en 1947, después de que el autor revisara y ordenara sus apuntes de adolescente.

Uno de los grandes aciertos de Janouch es que no narra su relación con el escritor de El proceso o El castillo, sino que únicamente transcribe los recuerdos que le unieron a un amigo. Fue con el tiempo cuando se convenció de que su amigo, esa persona, era uno de los más grandes y sin duda más influyentes escritores del siglo XX.

El libro arranca en el momento en que Janouch, un joven con grandes aspiraciones literarias, conoce al doctor Kafka -como él le llamaba-, que entonces trabajaba en el Instituto de Seguros contra Accidentes de Trabajo, en Praga. Desde ese primer encuentro, Janouch fue muchas veces a la oficina de Kafka o le acompañó en sus paseos por la ciudad. En las abundantes conversaciones que mantuvieron predominan las que se refieren a escritores o artistas, al lenguaje, a la situación de los judíos y a la religión. Lo verdaderamente admirable es que Kafka, al hilo de algún suceso o de una pregunta asciende siempre a un territorio casi metafísico para preguntarse por Dios, la vida y la verdad. Junto a esto, el lenguaje de Kafka es sumamente preciso y sus palabras encierran siempre una riqueza de contenido poco común.

Sorprende el talante humano de Kafka, de una afabilidad rayana a veces en la inocencia. Sus críticas siempre hacen blanco en los modos de actuar, no en las personas. Es notable además el estilo claro y preciso de Janouch, siempre en justa correspondencia con lo que narra. Tras leer el libro no resulta exagerado que, para Janouch, Kafka fuera uno de los últimos anunciadores de fe y de sentido con que cuenta la humanidad.