Ciudad sobre ciudad. Arte, religión y ética en el cambio de milenio

Eugenio Trías

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Destino. Barcelona (2001). 319 págs. 19,23 €.

Como saben los conocedores de Eugenio Trías, sus intereses se han centrado en cuestiones de carácter estrictamente filosófico, estéticas, éticas y religiosas. Cada uno de estos cuatro ámbitos da lugar a un “barrio” de la ciudad a la que se refiere el título del libro. Esta imagen no está escogida al azar. Desde Platón y San Agustín, es clásica la referencia a la ciudad como expresión plástica de una determinada concepción del hombre y del universo.

El proyecto filosófico de Trías se articula sobre el concepto de límite. Esta idea tiene un carácter ambivalente. Por una parte, designa la frontera que cierra nuestro propio territorio; por otra, expresa el lugar desde el que se puede atisbar lo que hay más allá. Clausura y apertura a un tiempo, imagen del carácter paradójico del hombre.

A este ser del límite le corresponde una razón que designa como razón fronteriza. Nos sirve para dar sentido a la realidad entendida precisamente desde la experiencia del límite. Para ir más allá, es preciso recurrir a un “suplemento simbólico”. El símbolo, siempre indirecto y analógico, es el recurso humano para expresar lo que no puede describir una razón puramente analítica, encerrada en sus propios límites. La religión y el arte utilizan este tipo de lenguaje, a juicio del autor.

Sin embargo, al situar a la religión en el ámbito del símbolo no quiere decir que afecte a una dimensión irracional del hombre. Más bien propone el uso de la razón (de la razón fronteriza) en el encuentro del hombre con lo divino. Ambas dimensiones -la racional y la simbólica- están estrechamente entrelazadas. De hecho, Trías rechaza explícitamente la antítesis extrema entre una razón despojada de referencia al misterio, y una exposición simbólica de lo sagrado divorciada de la razón.

Trías expresa sus aportaciones de un modo muy preciso y con una cuidada fundamentación. El lenguaje es técnico y requiere conocimientos filosóficos. En la medida en que presenta una propuesta propia, el libro se mueve en un cierto ámbito autorreferencial: los términos deben entenderse en el sentido concreto que él les da, y las citas explícitas o implícitas al conjunto de su obra son muy abundantes. Ventajas e inconvenientes de una filosofía en primera persona. Lejos de las recopilaciones de opiniones ajenas, Trías desarrolla con vigor su propio pensamiento. Libro imprescindible, por tanto, para quien valore este proyecto filosófico; algo hermético, sin embargo, para quien acceda a él desde fuera, sin el suficiente bagaje intelectual.

José Aguilar

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares