Carlos V

Joseph Pérez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Temas de Hoy. Madrid (1999). 268 págs. 2.500 ptas.

Joseph Pérez es un prestigioso hispanista que se dedica desde hace más de veinte años a estudiar la época de los Reyes Católicos y los Austrias mayores (su conocida obra La revolución de las Comunidades de Castilla (1520-1521) se remonta a 1977). El libro que ahora presenta se suma a los diversos títulos que con motivo del quinto centenario del nacimiento de Carlos V se publicarán este año.

El libro se estructura en cinco capítulos: la herencia que recibe Carlos, la política imperial, la relación del emperador con los españoles, las Indias y los últimos años de su vida. El autor se esfuerza por facilitar al lector no especialista la comprensión de los principales acontecimientos de la época. Expone así con claridad aspectos como el problema comunero y hace entender que los castellanos recelasen de la dimensión imperial que se les venía encima -lo cual era compatible con el orgullo inherente al que se sabe dominador de medio mundo- y que se concretaba en el deseo de que cada reino se sostuviera con el dinero que de él se sacase; ahora bien, el autor no profundiza en las consecuencias que para Castilla, y en definitiva para las relaciones entre los distintos reinos que van a ir formando la Monarquía Hispánica, va a tener esta política que comienza Carlos V y que continuarán el resto de los monarcas de la casa de Habsburgo.

El capítulo dedicado a la política imperial es bastante sugestivo. Su conclusión es que Carlos V fracasó porque “no supo percibir la fuerza arrolladora de los modernos nacionalismos que se resistían a acatar cualquier autoridad supranacional”.

Interesante resulta la preocupación del emperador a lo largo de su vida por luchar contra los enemigos del catolicismo, sean éstos luteranos o turcos. Esto echa por tierra, como han subrayado también gran número de historiadores de Felipe II, la imagen del padre conciliador y tolerante que se contrapondría a la del hijo fanático e intransigente.

El libro contiene algunos errores: confunde san Mateo con san Matías (págs. 7, 13 y 14) y sitúa la acusación inquisitorial contra el arzobispo Carranza en 1556 en vez de en 1558 (pág. 244). Pero, en definitiva, nos encontramos ante una síntesis bien elaborada y de agradable lectura, que puede servir de aproximación a la figura del emperador.

Donato Barba

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares