Alma de león. Biografía de Dietrich von Hildebrand

The Soul of a Lion: Dietrich von Hildebrand

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Palabra. Madrid (2002). 347 págs. 15 €. Traducción: Aurelio Ansaldo.

La reciente biografía de Dietrich von Hildebrand puede sorprender a propios y a extraños. A extraños porque quizá no imaginaban que tras ese nombre, poco conocido para ellos, se ocultara una personalidad tan densa y tan fuerte. A los ya familiarizados con el personaje, porque este nuevo libro pone al descubierto un periodo de la vida del protagonista apasionante y aleccionador.

El texto posee una viveza que se explica bien por su origen. Alice, esposa de Dietrich von Hildebrand, pidió a su marido que escribiera su autobiografía, especialmente sobre la etapa de su vida que ella no conoció, desde su infancia hasta el año 1940, cuando llegó a los Estados Unidos. Con ese sabor de intimidad, Dietrich fue escribiendo este relato. El manuscrito, que alcanzaba hasta el otoño de 1937, fue completado por Alice -gracias a la documentación que había recopilado- hasta el final del año 40, y ella misma retocó la narración, seleccionando lo que le pareció esencial (el manuscrito original constaba de unos cinco mil folios). El prólogo escrito por el Card. Ratzinger atestigua la atención que merece la vida de Von Hildebrand.

Dos son los rasgos sobresalientes que esculpen la personalidad de Von Hildebrand: su especial sensibilidad para lo valioso y su inconformismo ante todo lo que a ello se le opusiera.

Respecto a lo primero, casi pueden situarse en el espacio y en el tiempo los encuentros de Von Hildebrand con el mundo de lo bello (los ambientes artísticos de Florencia y de Múnich), con el rigor y la objetividad de lo verdadero (su contacto con la fenomenología de A. Reinach y de E. Husserl en Gotinga) y con el esplendor de la bondad moral (que culmina con su conversión a la fe católica). Es interesante resaltar que en esa progresiva familiarización con lo valioso desempeñó un papel fundamental su amistad con Max Scheler. Por otra parte, algo muy peculiar de Von Hildebrand es su aguda percepción de la profunda unidad entre lo bello, lo verdadero y lo bueno; así como su hondo sentido de la amistad y del amor.

El inconformismo -el tener “alma de león”- fue otra constante de su vida. Su rebeldía ante todo relativismo y ante toda doctrina que conculcara la dignidad humana le valió el recelo de muchos -y, por cierto, no sólo en el periodo de su vida relatado en el libro- y violentas persecuciones de parte del nazismo, con peligro de su vida durante años. La narración de tales peripecias hace de este libro casi una novela de aventuras.

El estilo de vida de Dietrich von Hildebrand y su rico pensamiento (anclado en la fenomenología, al mismo tiempo que profundamente humano y equilibrado) son valiosos ejemplos para nuestro contemporáneo vivir y pensar.

Sergio Sánchez-Migallón